Las personas que se someten a tratamientos con psicofármacos con efectos secundarios entran en el lote

Cataluña estudia retirar el permiso de conducir a los adictos al alcohol y las drogas

La Conselleria de Salud de la Generalitat no sabe sin embargo cómo salvaguardar "su confidencialidad"

Cataluña estudia retirar el permiso de conducir a los adictos al alcohol y las drogas

Lo plantea el director del Servei Català de Trànsit (SCT), Joan Josep Isern

El director del Servei Català de Trànsit (SCT), Joan Josep Isern, plantea poder retirar temporalmente el permiso de conducción a aquellas personas que sean adictas al alcohol y las drogas o que se someten a tratamientos con psicofármacos con efectos secundarios que tienen incidencia en las capacidades para la conducción.

Así, y según ha explicacio en una entrevista de Europa Press. Isern ha apostado por promover la colaboración interdepartamental con la Conselleria de Salud para que le haga llegar la información sobre los pacientes que, según el diagnóstico de los médicos, no pueden conducir porque siguen un tratamiento específico o por sus patologías o adicciones.

LA CONSELLERIA SALE AL PASO

La Conselleria de Salud de la Generalitat catalana, por su parte, ya ha salido al paso reivindicando este lunes 2 de diciembre su «total respeto a la confidencialidad de los pacientes», y señalando que «habría que estudiar bien» cómo es posible retirar el carné a estas personas y a la vez seguir preservando la confidencialidad.
Peligro potencial

«Si queremos llegar al año 2050 sin muertos necesitaremos que aquellas personas que tienen una problemática determinada para la conducción y están detectadas desde la Sanidad también lo estén desde la conducción porque es un peligro potencial».

Además, el director del SCT ha pedido la implicación de la Fiscalía y la judicatura porque los conductores que circulan con exceso de alcohol o drogas son «asesinos en potencia». Isern ha destacado que actualmente los principales factores de la siniestralidad vial son el alcohol, las drogas y la velocidad, y ha recordado que en los controles específicos el porcentaje de positivos en estupefacientes roza el 80%, mientras que en controles aleatorios la cifra está en un 17%.

De hecho, ha explicado que si bien en la última década se ha afianzado el uso del casco y del cinturón, esto no ha pasado con el consumo de drogas y alcohol, ya que, por ejemplo, un 35% de los fallecidos en accidente de tráfico tenían una tasa de alcohol superior a la permitida.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído