Hay 17 detenidos y nueve policías heridos

Batalla campal en Burgos en una protesta vecinal por la reforma de una calle

Unas 300 personas destrozan 30 contenedores y todo tipo de mobiliario urbano

Hay marquesinas, escaparates y cabinas destrozados; también 30 contenedores quemados

Las protestas vecinales contra la conversión de la calle Vitoria, una de las principales de Burgos, en un bulevar han derivado en la noche del viernes, 10 de enero de 2014, en vandalismo, tras enfrentarse hasta 300 personas contra la policía.

Los disturbios han terminado con lunas de escaparates, cabinas telefónicas y marquesinas de autobús destrozadas, y otras calles del barrio de Gamonal jalonadas de contenedores ardiendo (hasta 30 en un tramo de 800 metros).

Nueve policías han resultado heridos y 17 personas han sido detenidas, una de ellas un menor, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en la provincia.

La protesta, convocada a través de las redes sociales y el boca a boca, se inició sobre las 17.00 de forma pacífica y con unas 200 personas presentes, pero según avanzó la tarde el número de asistentes aumentó y fueron apareciendo los primeros brotes de violencia.

A las 22.00 tuvo lugar la primera carga policial para responder a un lanzamiento de piedras y otros objetos. Tras ella siguieron varias más, la última de ellas poco antes de la medianoche.

Algunos manifestantes arrojaron trozos de adoquín, botellas de cristal y fragmentos de bocas de alcantarillas rotas contra las fuerzas de seguridad.

Varias oficinas bancarias sufrieron daños y en la zona prácticamente ya no quedan bancos, señales ni papeleras en pie, además de que muchas farolas también han resultado dañadas.

Parte de los restos han tenido que retirarse con una máquina acuchilladora, ya que el plástico quemado se había fundido con el asfalto.

Las protestas contra la conversión de la calle en bulevar se han sucedido en las últimas semanas con manifestaciones convocadas por la Plataforma contra el Bulevar de Gamonal, que se opone a la eliminación de plazas de aparcamiento y la reducción de un carril por sentido en la calle Vitoria, en vez de los cuatro existentes ahora.

La plataforma se había disuelto horas antes de los incidentes ante la presencia de «grupos que se posicionan de manera muy extrema y nada cívica».

Sus integrantes, entre los que figuraban Izquierda Unida y la Federación de Asociaciones Vecinales de Burgos, habían anunciado que se desentendían de la convocatoria de la protesta de este viernes.

Ante el temor a que hubiera disturbios como los que finalmente se produjeron, aseguraban en un comunicado que «nunca han defendido ni apoyarán el vandalismo ni los actos fuera de la ley.

Los incidentes recuerdan los sucedidos en agosto de 2005, durante la protesta contra la construcción de un aparcamiento subterráneo en el mismo barrio.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído