Benavides y Malospelos en las Cortes

García Page: un socialista despistado intentando cruzar la M-30

García Page: un socialista despistado intentando cruzar la M-30
Emiliano García-Page. PD.

Venía de Castilla la Mancha, de Toledo, en la parte de acá del río Tajo, e intentaba cruzar la M-30 en Madrid de la mano de Susana Díaz.

Se esperaba que el PSOE tomara alguna iniciativa para no ceder el protagonismo absoluto a un Partido Popular que, siguiendo el calendario de Mariano Rajoy, acapara las noticias de la actividad política nacional.

Los diarios nacionales, las emisoras de radio, las distintas cadenas de televisión y todo aquel que tiene oportunidad de opinar, y especular (más lo segundo que lo anterior), se ocupan estos días de la completísima agenda de Rajoy: Afirmando posiciones en Cataluña, definiendo un Partido sin lastres diestros (Mayor Oreja) ni siniestros (Vidal Quadras), rehuyendo enfrentamientos no rentables (Esperanza Aguirre, María San Gil, Santiago Abascal y un no muy largo etcétera), o celebrando una Convención Nacional en Valladolid con la ausencia de Aznar que, dicen en la Fundación FAES, se mueve por el mundo desde Israel a destinos varios y seguidos: Londres, Filipinas y Estados Unidos.

Por eso había expectación por recibir alguna noticia del Partido que ocupa el primer lugar en la Oposición Parlamentaria. Ésta nació en el hotel Ritz, que desde hace tiempo es foro apropiado para saltar a la palestra en Madrid, o para «Cruzar la M-30», como definió Emiliano García Page la pretensión de dejarse oir en la capital de España.

Según el texto de la convocatoria, el foro del hotel madrileño iba a dedicarse a «las Ciudades Inteligentes», como Toledo, en la que García Page es el alcalde. Y hubo algunos casos puntuales relacionados con la ciudad del Tajo que afloraron en preguntas surgidas (puede que ofrecidas) desde el ala amiga de La Ser. También surgieron, y se buscaron, algunos episodios para incidir en la crítica al PP castellano manchego de Cospedal, a los negocios en que participa su marido, o a la forma que tiene de informar la televisión manchega de la mano de Nacho Villa.

Pero el acto, según confesó el orador, era una simple percha que él iba a utilizar para dirigirse a una audiencia más amplia. Como se vería después, el alcalde toledano, trajeado, con la mano frecuentemente metida en el bolsillo y con una oratoria más que notable, iba a aprovechar la ocasión para ocuparse de los temas propios de la Política Nacional.

Desde esa óptica, la actividad política nacional realizada por los socialistas, había sido concebido el acto, elegido el orador, seleccionada la presentadora y buscado el acompañamiento.

Lo presentó la en esta ocasión no brillante Susana Díaz, que, sin abandonar su condición de Presidenta de Andalucía ni manifestar sus preferencias personales, trató de adoptar la postura de un líder nacional preocupado por: El cambio en el socialismo. La corrección de los errores propios. La participación en las Elecciones Primarias del PSOE. Y lo que llamó «La Crisis Territorial por la deriva secesionista de Cataluña», vista desde un partido que tiene un Proyecto común para todos los territorios de España.

En el acompañamiento – sentado en el centro del salón, tasado hasta el más mínimo detalle, y mucho más que medido para aviso de navegantes (con norte o sin él) y conocimiento de todos – se notaba la ausencia de Rubalcaba y se anotaban con precisión los nombres de los presentes: Oscar López (fedatario del equipo director), Ramón Jáuregui, Julio Villarrubia, José María Barreda, Tomás Gómez, Trinidad Jiménez, José Blanco, Marcelino Iglesias, Juan Moscoso, María González Veracruz…

A la hora de pasar la M-30, u ocuparse de la cosa pública desde la óptica nacional de un aspirante no se sabe a qué, el alcalde toledano intentó contestar a las que llamó cinco preguntas, que al final se convirtieron en seis, con las que se ocupó de los que él considera temas del momento:

– El éxito de los últimos 35 años de democracia.
– El origen de la Crisis, que quiso apartar de un Estado del Bienestar que dijo debe defenderse. Y que debe superarse recuperando los valores nacionales que existieron en tiempos de bonanza y evitando los errores cometidos.
– La estabilidad del sistema democrático, que debe seguir conservándose y ganándose día a día.
– La recuperación nacional, que basó en una cohesión social en la doble vertiente de tender a la igualdad entre clases y a la conexión interterritorial de todos los territorios de Estado.
– La actividad política general para intentar: Poner las cosas claras, Definir en quien reside la capacidad de mandar. Convertir las ofertas electorales en contratos de los partidos con el pueblo. Evitar que las decisiones puntuales de los gobiernos autonómicos se conviertan en atropellos electorales.
– El Papel que debe desempeñar el PSOE, del que dijo sentirse orgullosos. Y al que vio capaz de, como en la decisión de entregarse a unas Elecciones Primarias abiertas, asumir riesgos para conseguir cambios.

Al terminar, ya en el turno de preguntas, apuntó que cree que habrá varios aspirantes a ser cabeza de listas y que no se descarta él mismo como candidato a unas primarias en las que Rubalcaba se ha ganado el derecho a decidir.
Después, mientras los asistentes se desperdigaban sin muchos comentarios, Emiliano García Page salió a la calle en dirección a la M-30.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído