El concejal que tomó la decisión, Ángel Donesteve, asegura que él ni siquiera piensa lo que dijo

Botella enmienda la plana y obliga a readmitir a la funcionaria relevada tras ser madre

El concejal admitió también que sus palabras "no sólo fueron desafortunadas sino ofensivas para todas las madrileñas"

Botella enmienda la plana y obliga a readmitir a la funcionaria relevada tras ser madre
Ana Botella. EP

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha ordenado al concejal presidente del distrito de Hortaleza, Ángel Donesteve, que readmita a la secretaria de la Junta, Delia Berbel, relevada de su puesto porque su maternidad la impedía una dedicación total al trabajo.

La alcaldesa ha citado al concejal en su despacho, donde ha escuchado sus palabras retractándose, y le ha exigido que pida perdón públicamente en una próxima reunión de la Comisión de Familia.

La alcaldesa ha ordenado la reincorporación inmediata a su antiguo puesto de Berbel, siempre respetando la voluntad de la funcionaria, informaron fuentes municipales. En declaraciones a Servimedia, Donesteve reconoció que Botella le dio esta orden y que él la cumplirá en cuanto tenga ocasión de hacerlo.

PALABRAS OFENSIVAS

El concejal admitió también que sus palabras «no sólo fueron desafortunadas sino ofensivas para todas las madrileñas, y las pido perdón a todas». La propia alcaldesa dijo esta mañana que le habían ofendido «como mujer y como alcaldesa, pero sobre todo como mujer».

Donesteve justificó el relevo de Berbel en este puesto de libre designación, que no implica su despido porque es funcionaria, diciendo en el último Pleno de Hortaleza que «los vecinos se merecen una total dedicación, y doña Delia prefiere conciliar su vida personal y familiar, algo que alabo, pero yo necesito el máximo rendimiento y el máximo número de horas trabajo», según publica hoy El País.

El concejal explicó que él ni siquiera piensa lo que dijo, y que es «un firme defensor de la familia, de la igualdad y del derecho a conciliar», que ejercen perfectamente, dijo, tres de sus hermanas y dos cuñadas. Es más, negó que el despido fuera por su maternidad, ya que él mismo nombró a Berbel como secretaria de la Junta cuando ya era madre y había agotado su permiso. «Que nadie busque tres pies al gato», reclamó. Sólo que ahora había pensado que necesitaba «otra persona con otro perfil y mucha más experiencia».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído