Marcos Martínez Barazón quería ser el líder de los populares en la provincia

El presidente de la Diputación de León: Entre el tute y ‘La Tetas’

El presidente de la Diputación de León: Entre el tute y 'La Tetas'
Marcos Martínez. MM

En septiembre de 2014 Marcos Martínez Barazón era presidente de la diputación y quería ser el líder del PP de León.

Contactó con la trama Púnica de corrupción. Ellos, que le llamaban Marquitos, iban a mejorar su imagen pública; él les concedería un contrato de servicios en la estación de esquí de San Isidro.

Todo iba bien, hasta le prepararon una cena en Madrid donde iban a ir “‘la Tetas’ y una amiga”.

En octubre, el político fue detenido. Pasó 43 días en prisión, donde lloraba, hacía pesas y jugaba a las cartas.

LAS TETAS Y SUS AMIGAS

La llaman la Tetas, y ella y sus amigas eran el arma secreta de la trama corrupta de la Púnica para acabar de alegrar la vida a los políticos con los que hacían negocios.

Uno de ellos era Marcos Martínez Barazón, presidente de la Diputación de León y aspirante a liderar también el PP de su provincia.

El 9 de septiembre de 2014, Martínez ha quedado en Madrid para cenar en el restaurante Ten con Ten (frecuentado por políticos, hombres de negocios y famosos) con Alejandro de Pedro, experto en internet y redes sociales que iba a promocionar su imagen.

A cambio, según el sumario, el político haría lo posible para que De Pedro y su entorno consiguieran la concesión de la mejora de la estación de esquí de San Isidro.

INTERVIÚ: Descarga el reportaje completo. 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído