Podemos hace gala de una incompetencia total a la hora de la gestión

Pedro Santisteve, el alcalde de la gomina, lleva 101 días sin solucionar la huelga de autobuses en Zaragoza

El Gobierno podemita de la ciudad ha sido incapaz de solucionar una huelga que comenzó el 10 de diciembre

Pedro Santisteve, el alcalde de la gomina, lleva 101 días sin solucionar la huelga de autobuses en Zaragoza
Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza

Los vecinos más alejados del centro, los principales afectados

Los trabajadores de los autobuses urbanos de Zaragoza cumplen este sabado 19 de marzo de 2016 la friolera de 101 días de paros parciales y se han convertido en protagonistas del conflicto laboral más importante que han tenido que afrontar los nuevos ayuntamientos surgidos de las elecciones de mayo de 2015.

El alcalde de Zaragoza en Común (Zec) Pedro Santisteve, quien ha emplazado reiteradamente a empresa y trabajadores a negociar, ha acusado al comité de huelga esta semana de chantaje y coacciones, tras la «acampada» de protesta que llevaron a cabo en el Área de Movilidad para exigirle que intervenga en la solución del conflicto.

Los vecinos de la capital aragonesa llevan desde el 10 de diciembre sufriendo una huelga (de 09:00 a 11:30 horas y de 18:00 a 20:30 horas) con unos servicios mínimos que han pedido aumentar los partidos de la oposición y que el alcalde sólo modificó para obligar a los conductores a terminar el trayecto.

Los grupos municipales han reclamado al alcalde que deje de mirar para otro lado e intervenga para poner fin a un conflicto que hace perder 60.000 usuarios al día, según ha reconocido la concejala delegada de Movilidad, Teresa Artigas.

Los vecinos más alejados del centro, los principales afectados

Esta última semana se han acelerado las negociaciones entre los trabajadores y la dirección de Auzsa, la empresa de Avanza (a su vez propiedad de la multinacional mexicana ADO) que tiene adjudicada la gestión del servicio de los autobuses hasta 2023, pero cuando parecía que sólo quedaban unos «flecos» sigue sin haber pacto.

El gerente de Auzsa, Manuel Ramo, ha dicho que un escollo en la negociación del nuevo convenio es la cláusula de revisión salarial, en la que se reconoce un aumento del 4% con modificación al alza en caso de que en el último año de vigencia el IPC suba y que la empresa pretende que también se aplique a la baja, en caso de que sea negativo.

El presidente del comité de empresa, Javier Anadón, por su parte ha acusado a la empresa de decir una cosa al Ayuntamiento y otra distinta en la mesa de negociaciones, a la que ha emplazado a incorporarse a una representación del consistorio.

Mientras, la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ) ha convocado concentraciones para pedir el fin de los paros, que afectan sobre todo a las zonas más alejadas del centro de la ciudad, y el alcalde ha reiterado que no le van a marcar la agenda y que el conflicto laboral deben resolverlo sólo ambas partes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído