Una mujer le monta el pollo en el pleno porque el Ayuntamiento de Cádiz le ha cortado la luz

‘Kichi’ acaba ‘electrocutado’ con sus promesas electorales

El alcalde podemita se pone más chulo que un ocho cuando le escupen a la cara sus incumplimientos

Ya lo dice el refrán, que no es lo mismo predicar que dar trigo. Y eso es lo que le está sucediendo al alcalde de Cádiz, el populista y podemita José María González, ‘Kichi’, al que se le calentó la boca durante la campaña electoral de que con él ninguna familia del municipio se vería afectada por desahucios o cortes en el suministro de agua y luz.

Sin embargo, los hechos demuestran que una vez acomodado en la poltrona, las promesas se han evaporado con viento sur y los incumplimientos ante los vecinos que le han votado empiezan a ser más que evidentes, amén de los desprecios y desdenes de los que hace gala el primer edil de la Tacita de Plata.

El último número fue el pasado 23 de marzo de 2016 durante la sesión plenaria cuando una mujer, Tamara Escarcena, en compañía de su esposo, Juan Antonio Albiol, irrumpían en el salón consistorial exigiéndole a ‘Kichi’ una respuesta ante la decisión de la empresa municipal de cortarle la luz de su domicilio. La mujer aseguraba que:

Yo voté a ‘Kichi’ porque ya estaba harta de esos políticos encorbatados que nunca cumplían, pero al final él se ha convertido en uno más que olvida lo que prometió después de conseguir tener a los votantes en su bolsillo.

Su marido fue más directo y le acusó de aplicar una doble vara de medir y de proteger, por ejemplo, a una tal Michinina, la individua que pleno tras pleno de Teófila Martínez, la que fuese anterior alcaldesa con el Partido Popular, se dedicaba a montar ‘happenings’ en las sesiones plenarias:

A Michinina le disteis trabajo pronto porque le partía los plenos a Teófila.

Y hacía también referencia a su incumplimiento con las viviendas municipales:

Antes de ser alcalde saliste en muchos vídeos donde decías que en Cádiz había muchas casas de protección oficial vacías. ¿Dónde están esas casas? Me prometiste que me escucharías, que te podría llamar cuando quisiera. Mucho prometer y ahora no nos dejas a hablar. Y luego te vas a protestar por los sirios. Ayuda a los gaditanos.

‘Kichi’, visto que no iba a poder aplacar al matrimonio, volvió a salir por la tangente, es decir se ‘revistió’ del rey absolutista y espetó un maleducado:

Ahora mismo está reunida aquí la soberanía del pueblo de Cádiz y nadie puede interrumpirlo, nadie.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído