ACTIVISMO VIOLENTO EN BARCELONA

Una atribulada Ada Colau ahora pide «calma» a los okupas que ella misma protegió y alentó

Sus tenientes de alcaldes Gerardo Pisarello y Jaume Asens han defendido la okupación y los escraches

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau se ha limitado pedir «calma» en el conflicto que hay en el barrio barcelonés de Gràcia con el denominado ‘banco expropiado’, y ha pedido que se retomen otros canales de diálogo para plantear unas «demandas legítimas» y que la zona pueda volver a la normalidad.

La alcaldesa, cuyos tenientes de alcaldes Gerardo Pisarello y Jaume Asens han defendido la okupación y los escraches, ahora pide «calma» tras haber rociado las calles con la gasolina de la indignación.

Un grupo de cinco okupas volvió a entrar este sábado en el ‘banco expropiado’, cuyo desalojo el 23 de mayo 2016 desencadenó altercados en la zona, aunque fueron desalojados horas más tarde por los Mossos.

En declaraciones a la prensa antes de participar en la manifestación en contra del Plan Hidrológico de la cuenca del Ebro, la alcaldesa de Barcelona ha reconocido que hay un «conflicto» en Gràcia que «no es sencillo» de solucionar.

Colau ha insistido en hacer un llamamiento a la «calma» y en buscar otros mecanismos para plantear unas demandas que le parecen «legítimas» porque hacen falta espacios para colectivos sociales en Gràcia y también hace falta ver cómo trabajan todas las administraciones para «revertir procesos de especulación que no son buenos para los barrios».

La alcaldesa ha apostado por vehicular las demandas, de manera que sean positivas para todo el mundo, porque los «vecinos de Gràcia se merecen recuperar la normalidad y la convivencia». Colau cree que «los vecinos llevan muchos días de manifestaciones, de helicópteros, etcétera» y están pidiendo que se busquen otras formas de negociar.

Ha reiterado que el Ayuntamiento de Barcelona se ofrece a ayudar a arreglar la situación ofreciendo un local alternativo o buscando otras posibilidades, además de buscar también maneras de abordar la especulación. Todo ello «en ámbitos de diálogo» para que el barrio de Gràcia pueda volver a la «normalidad», ha reiterado Ada Colau.

El juez de guardia ha dejado en libertad el domingo a las dos jóvenes detenidas ayer tras volver a ocupar el ‘banco expropiado’ de Gràcia, aunque con la obligación de comparecer periódicamente ante la justicia, tras acusarlas de los delitos de usurpación de bienes inmuebles, daños y desobediencia.

Las detenidas, junto a los otros tres okupas arrestados ayer por introducirse en el ‘banco expropiado’ y que el mismo día quedaron el libertad, permanecerán como investigadas en la causa que el juez de instrucción ha abierto por los delitos de daños, desobediencia y usurpación, después de que los cinco activistas volvieran a entrar en el local desalojado.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído