Otra carmenada surgida del magín de la 'factoría de despropósitos' del Palacio de Cibeles

Carmena adoctrina a la prensa y pide llamar «puteros» a los clientes que recurren a prostitutas

A los empresarios que tienen clubs de alterne exige que se les llame "explotadores sexuales"

Quiere controlar la labor de la prensa en todas sus facetas y ahora a la alcaldesa de Madrid se le ha ocurrido pensar que los medios de comunicación no están abordando como debieran el tema de la prostitución.

Para Carmena, los periodistas deben ser bobos de campeonato a los que hay que marcarles el camino. Ahora es el mundo de las meretrices, pero de aquí a que tengan que escribir las noticias que los podemitas digan no va un trecho tan largo. Todo es adoctrinar al precio que sea.

Por lo pronto, el Ayuntamiento de Madrid presentó el 23 de septiembre una guía en la que sugiere a los medios de comunicación y a los periodistas pautas para abordar la información sobre la prostitución y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. En una de las secciones de la guía, la referida la uso del lenguaje, se citan una serie de «expresiones de uso frecuente» y se ofrecen «alternativas deseables» para sustituirlas.

Así, la guía sugiere cambiar palabras como prostituta, puta, trabajadora sexual y otras por «mujer en situación de prostitución, víctima de trata o de explotación sexual o mujer prostituida».

Al referirse a clientes, usuarios y consumidores de la prostitución, se sugiere cambiarlo por «putero», «prostituidor» o «demandante de prostitución».

En cuanto a «empresarios del sexo», «empresarios de la noche» y «dueños o representantes de clubes de alterne», la guía pide que se refiera a ellos como «proxenetas», «explotadores sexuales» o «dueños de burdeles o prostíbulos».

PALO DESDE EL MUNDO A ESTA NUEVO INTENTO ADOCTRINADOR

Los palos a esta iniciativa de Carmena no han tardado en llegar y este 24 de septiembre de 2016, desde el editorial de El Mundo se resaltaba lo siguiente:

Un párrafo de la guía basta para entender todo el contenido de la misma: «Se trata de realizar un ejercicio responsable de la función periodística, investigando y entrando a fondo en los hechos, aproximándose a ellos con la mayor objetividad e independencia posible, para mostrar todo el panorama del tema investigado: antecedentes, contexto y consecuencias, y no quedándose en el relato de hechos aparentemente aislados». Después, el Ayuntamiento va desgranando los «aspectos a verificar en la elaboración de las informaciones», con consejos prácticos «en la preparación y en la elaboración de la pieza informativa», como no utilizar las palabras «prostituta y cliente».

En definitiva, todo un curso resumido de ética periodística que el Consistorio madrileño imparte a los informadores, como si se tratase de la asignatura de deontología que se cursa en la Universidad. Por eso sorprende también que la guía haya sido aceptada y apoyada por otros grupos políticos del Ayuntamiento y por diversos colectivos, e incluso por la Asociación de la Prensa de Madrid, que participó ayer en la presentación del documento.

Aseguran desde el rotativo de Unidad Editorial que:

Es otra manifestación de la obsesión que se advierte desde el Ayuntamiento de Carmena hacia la prensa. Hay que recordar la página web Madrid Versión Original en la que el Ayuntamiento intenta refutar las informaciones publicadas sobre la gestión municipal que considera erróneas. O la emisora de radio municipal que se pone en marcha el próximo lunes, cuyo director ha sido elegido a dedo y es muy próximo a Podemos.

Es el mismo afán controlador de los gestores municipales que ha llevado a desmantelar la política cultural del Ayuntamiento, que ahora brilla por su ausencia. Desde que llegó Ahora Madrid, se han sustituido a los antiguos responsables por personas sin el conocimiento imprescindible y sin la categoría profesional necesaria para organizar una programación abierta y plural a la altura de la ciudad. Eso sí, como ocurre con la radio, todos en el entorno de la izquierda radical de Podemos.

Y sentencia que cualquier medio estará en favor de erradicar la prostitución cuando esta conlleve una carga de explotación, pero que no tolerará tutelas políticas:

El esfuerzo del consistorio madrileño por perseguir la explotación sexual de las personas es legítimo y loable, y seguro que ahí encontrará siempre la ayuda de los medios. Pero no hace falta que nos digan cómo hacer nuestro trabajo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído