Crisis en Grupo Popular de la Diputación de Soria

El Partido Popular se hace el «harakiri» en Soria

Seis de los 11 diputados han criticado a la dirección del partido por imponerles a un nuevo portavoz, decisión que han achacado a una venganza por no apoyar a la reelegida presidenta, Marimar Angulo

El Partido Popular se hace el "harakiri" en Soria
Diputación de Soria

Una vez más, el Partido Popular de Soria parece dispuesto a dejar vía libre a sus adversarios políticos y se dedica a darse «garrotazos» intestinos.

Esta vez, la crisis ha saltado en el Grupo Popular en la Diputación, donde 6 de los 11 Diputados populares, no acatan la decisión tomada para el cambio de portavocía.

Esta decisión ha hecho saltar todas las alarmas en el Partido Popular regional, puesto que esta crisis no afecta solo a la Diputación de Soria, sino que es una crisis que puede desvelar la «foto fija» real del Partido Popular en Castilla y León y sobre todo, que se convierte en la primera crisis grave a la que tiene que hacer frente el equipo del nuevo Presidente del Partido en la Región, Alfonso Fernández Mañueco.

Los seis diputados que han rechazado la decisión del comité ejecutivo del PP son alcaldes de San Leonardo de Yagüe, Langa de Duero, Cabrejas del Pinar y concejales en El Burgo de Osma y Almazán, cinco localidades con mayoría absoluta del PP desde hace varias legislaturas.

Por su parte, el Comité Ejecutivo Provincial del PP de Soria, liderado por su presidenta Mar Angulo, podría expulsar a los seis diputados provinciales del Partido Popular que apoyan a Ascensión Pérez como portavoz del grupo, después de ser sustituida por Jesús Ángel Peregrina.

En todo caso, una crisis en la que el Partido Popular en Soria, a dos años de las elecciones autonómicas y municipales, deja vía libre a sus adversarios para volver a alcanzar tanto el Ayuntamiento como la Diputación Soriana, salvo que el equipo de Fernández Mañueco gestione de forma favorable una solución integral al problema.

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído