El presidente catalán, que insiste en la mediación, asegura que Felipe VI "decepcionó a mucha gente en Cataluña" en su mensaje

Puigdemont se empecina en sus desquiciados planes y carga contra el Rey: «Así no»

Se muestra seguro de que los catalanes volverán a hacer gala de su civismo, "cuando las instituciones de Cataluña tengamos que aplicar el resultado del referéndum"

Ha rebajado el tono un par de escalas por debajo de la retórica encendida de los últimos días. Sabe que está contra las cuerdas, pero aún así sigue emperrado en sus desquiciados planes. (Puigdemont y Junqueras se van patas abajo y Podemos les limpia el culo).

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, confirmó este miércoles 4 de octubre de 207 por la noche, en un mensaje institucional televisado, que su gobierno no modificará en ningún caso sus planes rupturistas, que pasan por que el Parlamento catalán realice una declaración de independencia el próximo lunes:

«El Gobierno que presido no se desviará ni un milímetro», para arremeter contra Felipe VI en catalán -«una lengua que sé que conoce y habla», dijo el president- para afearle que no se interesara por conocer la visión del Govern en estos últimos días y que abandonara «el papel de moderador» que le da la Constitución. (Puigdemont asegura a la BBC que declarará la independencia «en cuestión de días»).

«Así no. Con su decisión de ayer, usted decepcionó a mucha gente en Cataluña que le aprecia y que le ha ayudado en momentos difíciles de la institución. Gente que esperaba de usted otro tono y una apelación al diálogo».

El líder catalán, que también usó el castellano, insistió en la misma propuesta de mediación que lanzó el pasado lunes, eso sí, sin renunciar a la declaración de independencia. De hecho se mostró seguro de que los catalanes volverán a hacer gala de su civismo «cuando las instituciones de Cataluña tengamos que aplicar el resultado del referéndum».

Puigdemont comparecerá el lunes en la Cámara catalana en un pleno donde la gran incógnita es si se declarará la independencia de una manera unilateral, tal y como establece la ley del referéndum, que está suspendida por el Tribunal Constitucional.

Puigdemont insistió en todas las propuestas de mediación que están sobre la mesa e instó al Estado a dar el paso. Hace días que el presidente de la Generalitat no tiene actos programados en su agenda pública, si bien la privada está llena de reuniones de Gobierno y de partido para diseñar y consultar la estrategia de los próximos días.

Una de esas actividades es atender especialmente a la prensa internacional. La última entrevista fue al rotativo alemán Bild:

«No tengo miedo por mí mismo. No me asombraría nada de lo que haga el Gobierno español. También mi encarcelamiento es posible, lo que sería un paso salvaje. El Gobierno español comete un fallo tras otro y se separa cada vez más de la realidad».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído