"La República catalana es una oportunidad para corregir los actuales déficits democráticos y sociales"

Así es la declaración de independencia firmada por los trileros separatistas

El texto no puede ser más claro, aunque sus efectos jurídicos están en el aire porque no se ha firmado de forma oficial en el pleno sino en una sala contigua

Así es la declaración de independencia firmada por los trileros separatistas
Carles Puigdemont firma la declaración de independencia en el Parlament TW

Las proclamas del texto de proclamación de independencia, con el epígrafe ‘Declaración de los representantes de Cataluña’ sin membrete del Parlament ni de la Generalitat, y que pretende apaciguar a la cabreada CUP- no pueden ser más claras, aunque sus efectos jurídicos están en el aire porque no se ha firmado de forma oficial en el pleno, sino en una sala contigua. (¡Al suelo todo el mundo! El golpista Puigdemont declara la independencia pero la suspende para «negociar»).

Firmada por los principales miembros del Govern que se han sentado para ello este martes 10 de octubre de 2017 en sillas de plástico en uno de los salones del Parlament de Cataluña, la declaración ‘simbólica’ en favor de la República catalana por parte de los diputados independentistas de Junts pel Sí y de la CUP, supone todo un bofetón al Estado de Derecho. (Arrimadas pasaporta la ambigua declaración de Puigdemont con una estocada letal). Estos son los fragmentos más destacados:

«Al pueblo de Cataluña y todos los pueblos del mundo.

La justicia y los derechos humanos y los colectivos intrinsecos, fundamentos irrenunciables que dan sentido a la legimitimad histórica y a la tradición jurídica y constitucional de Cataluña son la base de la constitución de la República catalana.

La nación catalana, su lengua y su cultura tienen mil años de historia. Durante siglos de Cataluña se ha dotado y ha disfrutado de instituciones propias que han ejercido el autogobierno con plenitud, con la Generalitat como máxima expresión de los derechos históricos de Cataluña».

«Desde la aprobación de la Constitución española de 1978, la política catalana ha tenido un papel clave y una actitud ejemplar, leal y democrática hacia España.

El estado español ha respondido a esta lealtad con denegación de reconocer a Cataluña como nación y ha concedido una autonomía limitada, más administrativa que política y en proceso de recentralización; un tratamiento económico profundamente injusto y una discriminación lingüística y cultural».

El texto continúa explicando la historia de Cataluña y los motivos por los que han decidido separarse de España.

«La República catalana es una oportunidad para corregir los actuales déficits democráticos y sociales. Queremos crear una sociedad más próspera, más justa, más segura y más sostenible y más solidaria».

«En virtud de lo que se acaba de exponer, nosotros, representantes democráticos del pueblo de Cataluña, en el libre ejercicio del derecho de autodeterminación y de acuerdo la decisión tomada por la ciudadanía de Cataluña.

Constituimos la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social.

Disponemos la entrada en vigor de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República.

Iniciamos el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante.

Apelamos a Estados y organizaciones internacionales a reconocer la República catalana como Estado independiente y soberano.

Instamos al Gobierno de la Generalitat a adoptar las medidas necesarias para hacer efectiva esta Declaración de independencia.

Hacemos una llamada a cada uno de los ciudadanos y ciudadanas a hacernos dignos de la libertad que hemos conseguido y a construir un Estado que trabaje colectivamente».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído