La Guardia Civil, que lo incautó en la vivienda del número 2 de Junqueras, lo remite a la Audiencia Nacional: apunta a su "inacción" en un plan premeditado en conexión directa con el Govern

El documento que acusa a Trapero de ser el brazo ejecutor de la independencia

También sitúa dentro del "liderazgo" en el asedio a sus agentes durante el registro a la Conselleria de Economía, a Joan Tardà y Gabriel Rufián

El documento que acusa a Trapero de ser el brazo ejecutor de la independencia

La Guardia Civil ha acusado al jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, de inacción en el referéndum del 1-O en Cataluña y de responder con ello a un plan premeditado «en conexión directa» con el presidente y el vicepresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, respectivamente.

Estos son los términos usados en el informe que el instituto armado ha remitido a la Audiencia Nacional con motivo de la causa abierta por un presunto delito de sedición contra Trapero, entre otros.

La Guardia Civil ha recogido en su informe el documento con la hoja de ruta hacia la independencia hallado en el registro de la vivienda del secretario general de Vicepresidencia, Economía y Hacienda, Josep María Jové, donde se fijaban los objetivos para crear un estado propio en Cataluña.

Tras visionar los soportes multimedia que la Guardia Civil ha remitido también a la Audiencia, la «inacción» de los Mossos respondería, según el informe, «más que a conductas aisladas o individuales» de algunos de los miembros de la policía autonómica, «a unas instrucciones o pautas de actuación derivadas de la cadena de mando», con Trapero como «último eslabón».

La Guardia Civil relata a la Audiencia los hechos ocurridos desde el 20 de septiembre con los diferentes registros llevados a cabo y las concentraciones que intentaban impedirlos, a la vez que se da cuenta de la «dilación» en el apoyo requerido a los Mossos y su «insuficiente» ayuda.

Por otra parte, la Guardia Civil sitúa dentro del «liderazgo» en el asedio a sus agentes durante el registro a la Conselleria de Economía el pasado 20 de septiembre a los portavoces de ERC en el Congreso, Joan Tardà y Gabriel Rufián, junto a los líderes de la Asamblea Nacional Catalana y de Òmnium, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Las fotos de los cuatro aparecen en una diligencia titulada «archivos que reflejan el liderazgo de movilizaciones encaminadas a impedir el cumplimiento de las órdenes judiciales» y contenida en el atestado que el instituto armado ha presentado en la Audiencia Nacional.

Trapero, ejecutor del plan independentista

A partir del citado documento, sustraído a Jové y titulado «EnfoCats. Reenfocat el procés d’independencia per a un resultat exitós», la Guardia Civil sitúa al major de los Mossos Josep Luis Trapero dentro del organigrama diseñado por la Generalitat de Cataluña para conseguir la independencia de esa comunidad autónoma, tras incautar el pasado día 20 de septiembre un documento denominado «EnfoCats. Reenfocat el procés d’independencia per a un resultat exitós», durante el registro del domicilio particular de Josép María Jové, secretario general de la vicepresidencia de Economía y Hacienda.

Este documento analizado por la Guardia Civil en las diligencias enviadas a la Audiencia Nacional establece que el citado documento instituye dos comités, uno estratégico y otro ejecutivo. El comité estratégico, según la Benemérita define los grandes objetivos y una misión esencial: la independencia de Cataluña.

Del mismo forman parte el presidente y vicepresidente de la Generalitat, los presidentes y portavoces de los grupos parlamentarios independentistas y los presidentes y vicepresidentes de las entidades soberanistas: ANC, Ominun Cultural y Asociación de Municipios Independentistas, «recordando aquí -dice el texto- las figuras de Jordi Sánchez Pincayol y Jordi Cuixart Navarro, quienes se encuentran en una posición decisoria similar a la de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras».

El documento de la Guardia Civil, al que tuvo acceso Europa Press, continúa diciendo que en el «Comité Ejecutivo se incluyen los secretarios generales de presidencia y vicepresidencia, entre ellos José María Jové, los directores de las oficinas de desarrollo de autogobierno, profesionales expertos en los distintos ámbitos del proyecto, donde indudablemente se encuentra la figura de Josep Lluis Trapero, y consejeros o secretarios generales ad hoc según las temáticas a tratar».

«Como vemos en ese organigrama -continúa el relato de la Guardia Civil- en ese organigrama las figuras de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart se encardinan en el diseño estratégico en tanto que Josep Lluis Trapero lo haría en la ejecución del plan».

El documento, que no está fechado, establece el camino diseñado por Junts Pel Sí tras las elecciones del 27 de septiembre de 2015 con diferentes escenarios y estrategias que, eso sí, conducen todos ellos a un objetivo final: la creación de un Estado propio.

La declaración unilateral de independencia «generará un conflicto que bien gestionado puede llevar a un estado propio» porque, según los investigadores, «el Estado español no reconocerá el derecho a hacer un referéndum pero si lo ve todo perdido lo hará hacer para que lo perdamos».

La Guardia Civil también responsabiliza a Tardà y Rufián del asedio a los agentes

La Guardia Civil sitúa dentro del «liderazgo» en el asedio a sus agentes durante el registro a la Conselleria de Economía el pasado 20 de septiembre a los portavoces de ERC en el Congreso, Joan Tardà y Gabriel Rufián, junto a los líderes de la Asamblea Nacional Catalana y de Òmnium, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Las fotos de los cuatro aparecen en una diligencia titulada «archivos que reflejan el liderazgo de movilizaciones encaminadas a impedir el cumplimiento de las órdenes judiciales» y contenida en el atestado que el instituto armado ha presentado en la Audiencia Nacional, al que ha tenido acceso Efe.

La diligencia, fechada el 5 de octubre, analiza varias grabaciones pedidas a medios de comunicación de la concentración que se produjo a las puertas de la Conselleria de Economía mientras los agentes judiciales de la Guardia Civil registraban sus dependencia.

Esta «multitud de personas», reseña el informe, pretendían impedir el trabajo de los agentes y de la secretaria del juzgado de Barcelona que ordenó los registros y detenciones en una operación contra la preparación del 1-O, «todo ello alentado» por Sánchez y Cuixart, que declararon el viernes pasado en la Audiencia Nacional imputado de sedición.

De esas grabaciones, la Guardia Civil extrae varios fotogramas en los que se ve a Sánchez y Cuixart encima de un coche oficial del instituto armado rodeado de gente y «megáfono en mano», y otro en el que se aprecia cómo Sánchez se dirige «a la multitud pidiendo a un grupo de su gente que vaya a la Gran Vía para cortarla».

En otro fotograma aparece Joan Tardá dirigiéndose a los congregados y también se refleja uno de Gabriel Rufián con un megáfono «animando a la multitud», según el informe que está en manos de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído