El objetivo era obstaculizar una detención sorpresa de los siete líderes clave del proceso independentista

La aterradora guardia pretoriana con los GEO de los Mossos que preparaba Puigdemont

Dispone para sus misiones de un completo arsenal militar, que incluye subfusiles MP5 y MP7 y fusiles de asalto G36

Se veían venir que iban a acabar de la peor manera posible, y por eso quisieron blindarse ante posibles actuaciones de las fuerzas del orden del ‘estado opresor’. La cúpula de la Generalitat barajaba la posibilidad de que el proces terminase abruptamente, en cualquier momento, con la detención de las figuras clave del ‘proces’, los siete líderes señalados como pilares fundamentales en el documento ‘EnfoCATs’ incautado por la Guardia Civil. (El documento que acusa a Trapero de ser el brazo ejecutor de la independencia).

Para evitarlo, el Govern pensó en crear una unidad especial, nutrida con elementos del Grup Especial d’Intervenció (GEI). (El salvaje y sucio plan de las milicias de la CUP para enfrentarse al artículo 155).

De ello da cuenta ‘ECD‘, quien apunta a que Carles Puigdemont y la cúpula de los Mossos trataron de crear una especie de «guardia pretoriana» para la protección de altos cargos de la Generalitat y figuras representativas del secesionismo en los momentos más críticos del ‘proces’, como tras la declaración de este martes 10 de octubre de 2017 en el Parlament. (Las caras ‘estrelladas’ de los separatistas al enterarse de que se la metían doblada).

Estos equipos debían trabajar conjuntamente con los grupos de escoltas que ya protegen al presidente catalán y a los cargos más sensibles del govern. Se trataba, de un operativo centrado en las siete figuras más relevantes que señala ‘EnfoCATs’, el documento incautado por la Guardia Civil al número dos de Junqueras Josep María Jové.

El objetivo de esta «guardia pretoriana» pasaba por obstaculizar todo lo posible una hipotética detención de Puigdemont o cualquier otra figura clave. Pero especialmente la del president. Se trataba de evitar mediante la aplicación de un operativo de seguridad y de la intensificación de las medidas de protección y contravigilancia. En pocas palabras, la intención era blindar a los máximos responsables del proces.

Para llevar a cabo el plan diseñado por el Govern y la cúpula policial, con el mayor Josep Lluìs Trapero al frente, se pensó en recurrir a miembros de las operaciones especiales de los Mossos d’Escuadra, el Grup Especial d’Intervenció (GEI), especializado en operaciones de alto riesgo.

Esta unidad, considerada la élite de los Mossos d’Escuadra, dispone para sus misiones de un completo arsenal militar, que incluye subfusiles MP5 y MP7, fusiles de asalto G36 ‘corto’ -el mismo modelo que utilizan por ejemplo los ‘boinas verdes’ del Ejército-, HK417 de calibre 7,62 mm, el SCAR L y fusiles de francotirador PSG1, DSR-1 y Accuracy AW -en dotación en diversas unidades militares españoles.

Además, esta unidad tiene amplio entrenamiento en tiro de combate, en protección de VIPs y en materia de autoprotección, conducción evasiva, contravigilancia y contraseguimientos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído