Desafío Independentista

El Gobierno Rajoy tenía un ‘topo’ de los servicios secretos incrustado en el Govern de Puigdemont

Número dos de una conselleria, filtró información clave del Ejecutivo catalán en días como el referéndum del 1-O

El Gobierno Rajoy tenía un 'topo' de los servicios secretos incrustado en el Govern de Puigdemont
CNI, servivio secreo, espía, inteligencia, información. PD

De cara a la opinión pública, la relación entre el Govern de Carles Puigdemont y el Ejecutivo de Mariano Rajoy era de oposición frontal.

Un choque de trenes desde que la mitad del Parlament decidiera en septiembre realizar un referéndum que fuera el primer paso para su independencia.

El Gobierno de Rajoy contó en varias ocasiones con un as en la manga; la información aportada por el número dos de una conselleria, que alertaba de las tensiones, las discrepancias y los movimientos de los miembros del Ejecutivo autonómico para conseguir la independencia.

Este confidente, que forma parte del núcleo más cercano al expresidente catalán y mantenía abierta una línea de colaboración, suministro al Estado español información clave y repetida.

Según dice Daniel Montero en ElEspañol, que es quien ha levantado la liebre, no van a publicar evidencias concretas para salvaguardar la identidad de sus fuentes, yel material refleja un intercambio constante de información con personas vinculadas a la Seguridad del Estado al menos desde el pasado mes de julio de 2017.

En ese momento, el equipo de Gobierno de Puigdemont sufrió una de las remodelaciones más importantes de cara a la independencia. El 3 de julio de 2017, el expresidente catalán, que comparecerá este viernes ante la Justicia belga, cesó por pérdida de confianza a Jordi Baiget, hasta entonces conseller de Empresa.

Esa misma mañana, Baiget protagonizaba una entrevista en el diario El Punt Avui donde mostraba públicamente sus dudas por el camino emprendido por Puigdemont. «Probablemente no podamos hacer el referéndum.

Tendremos que hacer algo diferente», explicaba Baiget, que mantenía poder «aguantar la prisión, pero no si van contra mi patrimonio».

Esa misma tarde, el presidente catalán le cesó por pérdida de confianza. En su lugar, nombró conseller a Santi Vila, el único de los líderes autonómicos que no se negó a declarar en la Audiencia Nacional y pudo salir bajo fianza.

Fuente original: El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Puigdemont y sus secuaces campan a sus anchas por Bruselas

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído