Política

A lo largo de la mañana de este 10 de noviembre de 2018 se han producido unas cuantas 'cargas' de los Mossos d'Esquadra, para 'cubrir el expeduiente', cuando fanaticos de los CDR han intentado sobrepasar los cordones policiales.

Desde primera hora de la mañana, la zona de Arc de Triomf de Barcelona permanecía acordonada y blindada a fin de que miembros independentistas no perjudicaran la marcha que el sindicato Jusapol ha organizado para el día de hoy en Barcelona.

Jusapol, que pretende equiparar las condiciones salariales de los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, ha iniciado el recorrido de su manifestación ante la Jefatura de la Policia Nacional en via Layetana y ha transcurrido hasta llegar a Arc de Triomf.

El cuerpo autonómico ha extremado las precauciones registrando mochilas y bolsos a la salida del metro y Rodalies. Los momentos de más tensión se han producido cuando algunos CDR han intentado sobrepasar el cordón policial y han acabado lanzando pintura y bengalas a los agentes.

La concentración Independentista ha reivindicado a través de las redes sociales el lema "No passaran".

Con él pretenden "volver a defender Barcelona como defendieron las escuelas el 1-O", así como "no permitir ningún homenaje a los ejecutores de la violencia del Estado", reza en los carteles publicados en Twitter.

En la plaza próxima al monumento de la Exposición Universal de Barcelona, los CDR han colgado algunas pancartas donde puede leerse "Fuera las fuerzas de ocupación" y "Policía Nacional y Guardia Civil. Torturadores. Ni olvido ni perdón".

Los incidentes impidieron que Jusapol acabara la manifestación como la organización deseaba, así que la plataforma ha vuelto a convocar una nueva protesta este sábado, que ha arrancado a las 12.00 desde la Prefectura de la Policia Nacional, en Vía Laietana. La marcha, que pide la equiparación salarial, ha finalizado casi dos horas después en Arc de Triomf sin incidentes

El Departamento de Interior ha modificado de nuevo el recorrido de la manifestación policial, impidiendo que finalice en la Plaza de Catalunya, pero lo ha hecho con tres semanas de antelación.

Jusapol presentó a mediados de octubre una denuncia contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el conseller de Interior, Miquel Buch, por hacer declaraciones en las que "incentivaban y jaleaban el odio y la violencia" hacia los policías, y añadieron en el escrito al director general de Administración de Seguridad, Jordi Jardí.