Política
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto al edificio en rehabilitación, en el número 19 de la calle del General Martínez Campos, en el distrito de Chamberí de Madrid. EF

La orden de detallar el origen étnico de las personas que son identificadas por la Policía Municipal se ha convertido en un nuevo episodio de polémica ( La ONU pone cifras a la diáspora venezolana: Tres millones de refugiados ).

La iniciativa, que fue llevada al Pleno del 25 de octubre de 2018 y que el Consistorio califica de 'pionera', ha sido recibida con extraordinario rechazo en el distrito en el que ha echado a andar, Ciudad Lineal ("No se aceptan homosexuales", la polémica norma de una fundación colombiana que ayuda a la diáspora venezolana).

La dirección del Cuerpo pretende ir implantándola luego al resto de barrios de la capital, como adelantó ABC el 15 de noviembre.

Son pocos los uniformados que están rellenando el formulario en el que deben especificar la raza de las personas a las que filian en los controles callejeros. Generalmente, acogiéndose a una parte del protocolo en el que se explica que, en caso de actuar de manera conjunta con el Cuerpo Nacional de Policía, son estos los que deben encargarse de ello.

"Ante la escasez de actas realizadas, los agentes estan recibiendo presiones para realizarlas, y están fiscalizando su trabajo en la vía pública y, por tanto, afectando a la seguridad de los ciudadanos", se quejan desde la Asociación Unificada de Policía Municipal (APMU).

Esta entidad ha remitido una denuncia al Defensor del Pueblo, al considerar que el plan es racista. En el referido escrito, APMU considera que, "pese a que se defienda desde el Ayuntamiento de Madrid que los formularios constituyen una herramienta útil para el diseño de operativos policiales y que contribuyen a la lucha contra la discriminación, precisamente causan el efecto contrario; ya que son indubitadamente discriminatorios e indignos, amén de que resultan ineficaces al fin de optimizar la función pública de seguridad".

El polémico protocolo establece que "las identificaciones policiales son una de las herramientas más utilizadas para prevenir la comisión de hechos delictivos". "De igual manera -añade el Consistorio de Manuela Carmena-, se trata de una de las invasiones en la intimidad de las personas que se pueden realizar por los servicios policiales con menos control externo o garantías policiales".

Así justifican que la ficha que se debe rellenar tiene un apartado llamado perfil étnico en el que los agentes deben especificar si la persona filiada es gitano o procedente de Asia oriental (China, Japón...); Asia del sur (India, Pakistán...); África Negra; África del norte (Magreb, Egipto...); Afroamericano/a; Sudamérica; Europa del sur (Meditarráneo); Resto de Europa.

La dirección del Cuerpo esgrime que la Comisión Europea contra el Racismo y la Xenofobia del Consejo de Europa recomendó a todos los Estados miembros "prohibir el abuso en las actividades de control de la inmigración y cumplimiento de la ley para justificar la discriminación racial en todas las circunstancias y garantizar una vigilancia efectiva independiente de toda la Policía".