EL PORTERO, QUE ACABA DE ANUNCIAR SU RETIRADA, RECONOCIÓ SER "UN BUEN AFICIONADO A LA FIESTA"

El independentismo catalán prohibió a Víctor Valdés pisar La Monumental mientras fuera jugador del Barça

Laporta y su Junta entendían que esta actitud no era de buen catalán y le prohibieron volver a tratar el tema en entrevistas

El independentismo catalán prohibió a Víctor Valdés pisar La Monumental mientras fuera jugador del Barça
Víctor Valdés, en su etapa como jugador del Barça; y La Monumental.

Aficionado a la Fiesta…hasta que Laporta se lo prohibió. Estaba claro que para jugar en aquel Barça y en el actual, siendo canterano, había que obrar como buen catalán. Y un buen catalán, según la doctrina independentista, nunca podrá ser aquel a quien le gusten los toros.

En el año 2004, cuando Víctor Valdés ya era una realidad en la portería del Barcelona, el canterano culé concedió una entrevista al periodista Tomás Guasch para el diario AS.

En ella, reconocía abiertamente y sin tapujos ser «un buen aficionado a los toros».

La afición me viene por mi abuelo, que me aficionó de chaval, y a mí me siguió interesando la fiesta de mayor. Anteayer tuve la alegría de conocer a Serafín (Marín), mi torero.

Sin embargo, poco o más se supo del gusto taurino de Valdés. La tauromaquia seguía por aquel entonces vigente en Cataluña aunque siempre vigilado de cerca por el independentismo, hasta que éste se alió con el animalismo para acabar con la celebración de corridas de toros en el año 2010 en La Monumental de Barcelona.

La explicación a tanto mutismo de Valdés con este tema durante aquellos años la ha dado ahora el crítico taurino de La Vanguardia, Francisco March, coincidiendo con la retirada del fútbol del exportero del Barça, lo que le ha devuelto a la primera línea mediática.

Según March, buen conocedor de la realidad taurina catalana, fue el expresidente Jan Laporta, bien conocido por su fanatismo independentista, lo que le llevó al Parlament catalán tras decir adiós a la poltrona como líder de la formación separatista SI, y su Junta Directiva, quienes le prohibieron volver a mencionar el asunto taurino mientras fuera jugador del Barça.

Desde entonces, entre 2004 -año que concedió esa entrevista a AS- y hasta 2010, momento del cierre tras el decreto ilegal del Parlament, el cancerbero no tuvo la oportunidad de volver a pisar la Monumental, perdiéndose entre otros acontecimientos la vuelta a los ruedos de José Tomás, que eligió la Ciudad Condal para su esperada reaparición en 2007.

La última corrida celebrada en el coso barcelonés también tuvo como protagonista al genio de Galapagar, que en los últimos años alternó en diversas ocasiones con el torero favorito de Valdés, el catalán Serafín Marín.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído