Entre 2014 y 2016 han pasado de facturar 13,14 a 8,1 millones de euros

Las independentistas Òmnium y ANC declaran estar en caída libre’ en lo que se refiere a ingresos

Las independentistas Òmnium y ANC declaran estar en caída libre' en lo que se refiere a ingresos
Jordi Sànchez (ANC) y Jordi Cuixart (Òmnium). CT

Las organizaciones independentista Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC) han gestionado un negocio de más de 50 millones de euros gracias al procès en los últimos siete años.

Sin embargo, en plena oleada soberanista y justo antes de que se celebrara el referendum ilegal del pasado 1 de octubre, ambas han declarado una caída de sus ingresos en conjunto del 40%.

A la espera de que se conozcan los datos del último ejercicio, las organizaciones dirigidas por los Jordis -Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, en prisión preventiva desde el 16 de octubre- han pasado de facturar 13,14 millones de euros en 2014 a 8,1 millones en 2016.

Omnium, presidida por Jordi Cuixart, declaró en concreto ese año unos ingresos de 4,3 millones de euros.

Como subrayan Javier Romera y Alberto Vigario en ‘El Economista‘ este 17 de enero de 2018, de esa cantidad, 3,68 millones -el 83% del total- proviene de cuotas de los socios; algo más de 376.000 a subvenciones o donaciones y 181.750 euros a promociones, patrocinios y convenios de colaboración.

  En este apartado destaca una aportación de 165.000 euros realizada por Obra Social La Caixa para desarrollar, entre otras cosas, proyectos de inclusión social.

Aunque se trata de una organización sin ánimo de lucro, Òmnium declaró en 2016 unas pérdidas netas de 185.716 euros, lo que supone seis veces más que un año antes. La organización cerró el ejercicio con unos activos valorados en 5,7 millones de euros.

En su último informe de cuentas, auditado por la firma Fausa Casas, la entidad declara asimismo una deuda a largo plazo de 1,8 millones de euros, además de créditos y otras cuentas a pagar a corto plazo por 698.436 euros.

Por su parte, Asamblea Nacional Catalana (ANC) declara oficialmente una reducción de ingresos parecida. Con apenas seis años de historia -nació en 2012-, los ingresos oficiales de la entidad presidida por Jordi Sánchez han pasado de los 6,53 millones en 2014 a facturar 3,87 según las cuentas de 2016, más del 40% inferiores.

De este dinero, la asociación recoge que 1,69 millones se corresponden a las cuotas de socios, mientras que 1,06 millones los apunta como donaciones y aportaciones. En este apartado se incluyen los ingresos que recibió por campañas como Ara ès l´hora (Ahora es la hora) o El país que volem (El país que queremos), para difundir las ideas independentistas.

El resto de ingresos se reparte entre la venta de productos publicitarios, por los que obtuvo 0,81 millones en 2016 y el alquiler de autocares para las marchas y manifestaciones.

Òmnium Cultural niega haber recibir subvenciones de la Generalitat desde 2013 y asegura que las «mínimas subvenciones públicas» que recibe suponen -curiosamente- el 3% de los ingresos y provienen de ayuntamientos y otras administraciones «para proyectos culturales».

De 2005 a 2013, la asociación, sí recibió más de 20 millones de euros en subvenciones. La ANC también asegura que no recibe dinero público, pero en sus donaciones no detalla el origen.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído