Annabel Marcos, directora del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña, trasladó ocultas urnas para la votación

El Gobierno Rajoy se atreve por fin a destituir a la directora de la academia de los Mossos

El Gobierno Rajoy se atreve por fin a destituir a la directora de la academia de los Mossos
Annabel Marcos. EP

Les cuesta, porque lo que intentan es no hacer olas ni ruido, pero está vez ya no les quedaba otra a mariano Rajoy y sus ministros.

El Ministerio del Interior ha destituido a la directora del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña, Annabel Marcos, por haber trasladado ocultas en su coche urnas para los centros de votación durante el referéndum ilegal del 1-O.

Así lo ha informado el Ministerio, que señala este 3 de abril de 2018 que ha tomado esta decisión sobre la directora de la academia de los Mossos, exdiputada de CiU, en virtud de las facultades que le confiere la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El departamento que dirige Juan Ignacio Zoido ha comunicado ya a marcos su destitución después de haber tenido conocimiento de que ocultó urnas en su vehículo para llevarlas a los centros que el Govern había habilitado para votar.

Recuerda Interior que ha tomado esta decisión porque la aplicación del artículo 155 le permite desarrollar las competencias que le corresponden al Departamento de Interior de la Generalitat de Cataluña.

Entre esas competencias están garantizar los derechos y libertades de todos los catalanes, velar por el cumplimiento de los principios recogidos en la Constitución y el Estatut y el absoluto reconocimiento a la profesionalidad de los agentes que integran el cuerpo de los Mossos d’Esquadra.

Marco, que fue diputada de CiU en el Parlament entre 2011 y 2015, fue nombrada directora del ISPC en marzo de 2016 por el entonces presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, cuando el conseller de Interior era Jordi Jané.

Nacida en Tortosa (Tarragona) en 1968 y licenciada en Derecho por la Universidad de Lleida, fue diputada de CiU en el Parlament entre enero de 2011 y septiembre de 2015, en la que integró las comisiones de Justicia, Agricultura, Salud, Asuntos Institucionales y la comisión de Interior.

La alto cargo ahora destituida, que ejerció como abogada entre 1997 y 2002, fue la responsable de CiU en el Parlament en el grupo de trabajo conjunto de función pública y portavoz de la Comisión del Síndic de Greuges.

Marcos, que de 2003 y 2011 fue gerente de la Sociedad Anónima Municipal de Gestión Urbanística del Ayuntamiento de Amposta (Tarragona), fue nombrada en 2015 directora del Centro para la Reinserción de los presos (CIRE) de la Generalitat.

Al frente del ISPC, un organismo habitualmente ajeno a los vaivenes políticos, Marcos tuvo que lidiar tras el referéndum del 1-O -en el que ahora ha trascendido que colaboró llevando urnas-, con un plante de la Fiscalía, que acordó que sus integrantes dejarían de dar clases en la escuela de mossos y policías locales en el curso académico 2017-2018, recién interpuesta su querella contra el Govern por el referéndum.

En la inauguración del curso académico del ISPC presidido por Marcos, el pasado 20 de octubre, el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que todavía estaba al frente de la policía autonómica, recibió una sonora ovación, tras ser imputado por sedición en la investigación abierta en la Audiencia Nacional por la supuesta pasividad de los Mossos d’Esquadra.

Ansiedad en el asedio al Parlament en 2011

La destitución de Annabel Marcos contrasta con los hechos acaecidos el pasado 2014 cuando, el 2 de abril de ese año, declaró ante la Audiencia Nacional por el asedio al Parlament de Cataluña en 2011.

La entonces diputada de CiU reconoció que sufrió «mucho miedo» cuando una multitud se dirigió hacia ella con una «actitud bastante agresiva» y uno de los exaltados le agarró del brazo mientras otro le filmaba contra su voluntad.

Se refería a la multitud que rodeó el 15 de junio de 2011 el Parlament de Cataluña. Aquel día, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, tuvo que acceder en helicóptero a la Cámara mientras cerca de un millar de personas ocupaban los accesos para evitar que se celebrase la votación de los Presupuestos autonómicos, que incluían duros recortes. Los informes policiales remitidos al Tribunal Supremo señalan que semanas después la Generalitat inició los contactos con otros grupos y asociaciones para iniciar el «procés».

Ana Isabel Marcos i Vilar aseguró que identificó en comisaría a la persona que le llegó a sujetar del brazo derecho mientras le decía:

«Ahora toca sesión fotográfica; sonríe».

En un principio, confundió a ese hombre con un reportero ya que portaba un brazalete naranja similar al utilizado por la prensa, le pidió «auxilio» y le dijo que se sentía «muy intimidada», pero este hizo caso omiso y siguió filmándole.

Aquel episodio le obligó a recibir tratamiento médico de ansiolíticos, según su relato.

El extenso relato de Marcos incluyó referencias a los «insultos, amenazas y lanzamiento de bolsas de basura, botellas y un líquido». «Hijos de puta, la crisis es por culpa de los políticos, no entrareis en el Parlament, los compañeros tuyos ya han entrado, pero vosotros no entrareis», les gritaban.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído