Independentismo en Cataluña

¡Con la Iglesia hemos topado!: Mitin de Torra en un monasterio con la abadesa aplaudiendo a rabiar

Nuevo episodio del idilio que el independentismo catalán mantiene con la Iglesia Católica

Hay pocas expresiones tan españolas como esa de «con la iglesia hemos topado«. Procede de un pasaje de Don Quijote de la Mancha y se usa para expresar lo inconveniente de que en los asuntos propios se mezclen los obispos o los curas y por extensión, de cualquier autoridad ‘incompetente‘ (Que marque la ‘X’ de la Iglesia en la declaración de la Renta el obispo de Gerona).

Con la Iglesia topamos los españoles en el País Vasco, cuando monseñor Setién, afortunadamente ya en el infierno, y muchos de su cuerda, apoyaban el crimen, la extorsión y el espanto de ETA (Alfonso Ussía incendia la COPE por el trato piadoso hacia el fallecido monseñor Setién, el amigo de los etarras).

Y con la Iglesia estamos topando en Cataluña, con el obispo de Solsona y muchos xenófobos y sectarios como él. Tanto, que desde estas páginas hemos propuesto que la cruz para la Iglesia que aparece en la declaración de la renta, la marquen a partir de ahora Anna Gabriel, Willy Toledo, Gabriell Rufián y Arnaldo Otegi y otros zarrapastrosos (Marhuenda arremete contra el obispo golpista de Solsona: «Que la iglesia catalana la financien Anna Gabriel y la CUP»).

Viene esto a propósito de un nuevo episodio del idilio que el independentismo catalán mantiene con la Iglesia Católica.
La excusa, la inauguración de una farmacia en el monasterio de Vallbona de las Monjas, una abadía cisterciense en la comarca de Urgell (Lérida). Allí se presentó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, hace unos días para proclamar su política sectaria, según okdiario.

El vídeo ha sido difundido por el blog ‘Germinans Germinabit’, que recuerda cómo el monasterio se hizo famoso por haber sido lugar de votación en el primer referéndum separatista, el del 9-N de 2014.

Torra pronuncia las siguientes palabras, justo en el momento en el que suenan las campanas: “Estas campanas tocan por nosotros, claro que sí, tocan por el pueblo de Cataluña, le están diciendo alguna cosa, y esto es lo que tenemos que expresar en la Diada del 11 de septiembre, saliendo a la calle, más que nunca, para decir que no hemos hecho nada malo, que querer votar no es malo, que querer tener derechos es un derecho, el derecho de un pueblo a determinarse libre y pacíficamente, y que nadie nos podrá amenazar nunca más. Porque como dijo Pau Casals en su exilio de silencio en Prada de Conflent, ‘no tengáis miedo a ser humanos’, y esto hoy para nosotros los catalanes quiere decir no tener miedo a ser libres. Y yo os digo que nuestros presos saldrán, que nuestros exiliados volverán y que nuestro pueblo será libre”.

En el vídeo puede verse a la abadesa, Anna Maria Camprubí, aplaudir a Torra con el convencimiento y fidelidad de quien asume una causa política. Porque llueve sobre mojado. La abadesa ofreció de nuevo el monasterio como colegio electoral para el referéndum ilegal del pasado 1-O: “No tenemos miedo a votar, es lo natural”, proclamó la religiosa en los medios.

Según relata la crónica de ‘Germinans Germinabit’, “la abadesa estaba encantadísima, aplaudiendo a rabiar las palabras del President”, sobre todo cuando Torra anteriormente había invitado a visitar el monasterio “a aquellos que se atreven a amenazarnos” por, según su versión, haberse expresado en las urnas.

El presidente de la Generalitat es hombre de profundas convicciones religiosas. Tomó posesión bajo la advocación de una estatuilla de Sant Jordi y asiste a misa a su parroquia de la plaza de Lesseps de Barcelona.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído