El mando de la Guardia Civil que prohíbe a sus agentes quitar lazos intentó entrar en los Mossos

Los mossos de Sant Boi de Llobregat permiten que los matones de los CDR les roben la bandera de España en la comisaría

Un alto mando de los Mossos ordenó dejar libre al menor que agredió a un agente con una barra a petición de la CUP

Los mossos de Sant Boi de Llobregat permiten que los matones de los CDR les roben la bandera de España en la comisaría
La bandera española. EP

No es una excpeción, pero clama al cielo (A la descarada Beatriz Talegón le dan lo suyo por cruzar la línea roja: «Lanzar botellas a los mossos no es violencia»).

La comisaría de los Mossos d´Esquadra de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) ha visto cómo la bandera de España que ondea a su entrada desaparecía este 3 de octubre de 2018 (Los Mossos dejan en libertad a los 6 fanáticos independentistas detenidos por agredir a la policía).

El robo de la enseña nacional a apenas dos metros del acceso al edificio se habría producido la pasada madrugada y todo apunta a un acto vandálico a manos de los CDR (El donativo del devoto Sánchez a la cruzada catalana: 1.459 millones para inversiones y los Mossos ).

El mástil ha permanecido vacío durante toda la jornada, dejando únicamente ante la fachada de la sede policial la señera que luce en edificios y dependencias oficiales.

La desaparición de la bandera española de un Área Básica Policial (ABP), denominación que reciben las comisarías de policía catalana pone de manifiesto la falta de seguridad en sus instalaciones.

Una situación que han denunciado los sindicatos de Mossos, con sucesos como el del pasado agosto en Cornellá en el que un terrorista era abatido tras atacar con un cuchillo a una agente.

Como explica Nacho Doral en OKdiario, Sant Boi de Llobregat es la localidad natal de Pau Gasol, y a donde la estrella de la NBA y la selección española de baloncesto ha trasladado junto a su hermano Marc la sede en Europa de la Gasol Foundation que promueve hábitos saludables.

El robo de banderas españolas por los separatistas en edificios oficiales de Cataluña no es algo inhabitual. Como tampoco que no tenga ni detenciones ni consecuencias. Algo que no ocurría hace años cuando puntualmente sucedían este tipo de hechos.

En 2014, varios jóvenes fueron perseguidos y arrestados por los mossos tras sustraer la bandera española que colgaba de la fachada de la comisaría de Mossos en Sant Martí (Barcelona).

Pero desde que el separatismo lanzara su desafío golpista el pasado año las cosas han cambiado. Y el celo de los agentes de la policía autonómica y local parece que también. En octubre de 2017 se llevaron dos en menos de un mes de la fachada del Ayuntamiento de Matadepera.

Otro robo nocturno, y del que misteriosamente, las cámaras de seguridad que rodean el Consistorio no captaron nada. En la comisaría de la Policía Local, situada a sólo unos metros de distancia, tampoco se enteraron del robo.

Otra sonada sustracción de la enseña nacional tuvo lugar en Gerona, minutos después de que el Parlamento de Cataluña proclamara la ‘república’ en el pleno del 27 de octubre del pasado año. Dos semanas después era repuesta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído