LAS MEMECES DEL INDEPENDENTISMO EN CATALUÑA

Agustí Colomines: «Si decides que no quieres muertos, la independencia tarda más»

El impulsor de la Crida admite ingenuidades desde el independentismo pero lo vincula a “este experimento tan catalán de intentar hacer una independencia sin un solo muerto”

Agustí Colomines: "Si decides que no quieres muertos, la independencia tarda más"
Agustí Colomines. EP

No es el único que reclama ya que corra la sangre, pero si el primero de cierta entidad que lo dice en voz alta. Se llama Agustí Colomines y ademas de tonto desde que sus padres eran novios, es amigo personal del prófugo Puigdemont y alto cargo independentista.

El exdirector de la Escuela de Administración Pública de Catalunya, uno de los impulsores de la Crida Nacional per la República, ha avisado de que «en todas las independencias ha habido muertos», pero «si decides que no quieres», como ocurre a su juicio en Cataluña, «tardas más».

Así lo aseguró el pasado 15 de octubre de 2018 en declaraciones a La Xarxa el profesor de Historia contemporánea de la Universitat de Barcelona y el que fuera director de la Escuela de Administración Pública de la Generalitat de Catalunya (EAPC) hasta que fue cesado por el Gobierno tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

«¿Normalizar qué? Mientras haya presos y exiliados, ¿qué quieren normalizar aquí? A estos señores (los dirigentes independentistas en prisión) les meterán 35 años. Y si nos pueden cazar a los demás, nos meterán 35 a los otros. Porque ellos lo que quieren es detenernos. Y nosotros queremos la independencia».

Colomines ha admitido que «sin ningún tipo de duda» desde el independentismo «hubo muchas ingenuidades», pero lo ha vinculado a «este experimento tan catalán de intentar hacer una independencia sin un solo muerto».

De momento, en todas las independencias del mundo ha habido muertos. En la nuestra, hemos decidido que no queremos. Si decides que no quieres, pues tardas más. El proceso es mucho más largo

«De momento, en todas las independencias del mundo ha habido muertos. En la nuestra, hemos decidido que no queremos. Si decides que no quieres, pues tardas más. El proceso es mucho más largo».

 Colomines es uno de los impulsores de la Crida, el nuevo movimiento político del expresidente catalán Carles Puigdemont.

A pesar de que la Crida prevé constituirse como partido en diciembre, Colomines ha criticado que los partidos políticos sean «engranajes que son el estatu quo de gente que vive del estatu quo», a diferencia del movimiento impulsado por Puigdemont, donde ha defendido que «hay mucha gente que no ocupa ningún cargo y está dispuesta a luchar por la independencia y sacrificar su vida».

«Aquí hay unos individuos en prisión y en el exilio y que tardarán mucho tiempo en poder volver. ¿Y nosotros no somos capaces de hacer un sacrificio con nuestra vida?».

El que fuera director de la Fundación CatDem -vinculada a CDC- ha criticado que «lo viejo se resiste a morir y lo hace con todas las malas artes del mundo», poniendo así como ejemplo que el PDeCAT haya registrado la marca electoral «Junts per Catalunya» para las elecciones locales. «Fue una puñalada trapera. Destrozó un proyecto que había nacido con una gran ilusión. Fue una mala jugada».

Ha confesado que ahí fue cuando para él «empezó la distancia absoluta con el mundo del PDeCAT», ya que él ayudó a crear JxCat, pero «no para hacer una cirugía estética al PDeCAT».

«No estoy ayudando a hacer la Crida para hacer cirugías estéticas a nadie» ni «recuperar un partido moribundo», ha dicho, constatando que si la Crida acaba siendo otra refundación de CDC, «no le volverán a ver».

Las palabras de Colomines han sido criticadas por el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, quien las ha tildado de «absoluta barbaridad». «Me siento tan próxima a estas declaraciones como me pueda sentir de unas declaraciones de Jiménez Losantos», ha ironizado par amarcar distancias de Colomines.

Al hilo de la reacción de Rufián, el propio Colomines ha querido dejar claro en su cuenta de Twitter posteriormente que el proceso catalán no quiere víctimas y lo ha hecho en castellano al entender que el dirigente de ERC «no debe entender el catalán».

A pesar de esta primera reacción en caliente, Rufián ha rectificado y se ha disculpado ante Colomines. Rufián ha dicho que ha «malinterpretado» sus declaraciones y ha subrayado que Colomines volvía a abogar por un proceso pacifista y cívico.

«Lo siento Agustí, error mío», ha concluido el diputado de ERC.

Colomines ha aceptado las disculpas y ha pedido «no dar carnaza a Madrid» porque «nos quieren peleados».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído