LUIS EDUARDO RAMÍREZ SE MANTUVO EN EL CENTRO HASTA QUE FUE SENTENCIADO A 5 AÑOS DE CÁRCEL Y 10 DE INHABILITACIÓN

Mónica Oltra mantuvo a su marido 2 años en el centro de menores a pesar de la denuncia por abuso sexual a la niña

Mónica Oltra mantuvo a su marido 2 años en el centro de menores a pesar de la denuncia por abuso sexual a la niña
Monica Oltra y su ahora exesposo, Luis Eduardo Ramírez.

Las garantías laborales de Luis Eduardo Ramírez, marido de Mónica Oltra, le permitieron mantenerse durante dos años en el centro de menores tutelados en el que fue acusado por abusar sexualmente de una menor.

Según ha dejado conocer Ok Diario, la denuncia contra el ahora exmarido de Oltra se produjo en febrero de 2017 y no fue apartado del puesto de educador en el centro hasta diciembre de 2019 cuando finalmente fue sentenciado.

El periodista Carlos Cuesta destaca que, por lo general, en casos de violencia de genero, una de las medidas que suele aplicarse es el “alejamiento del abusador”, más en el caso por el que estaba señalado el marido de Oltra en el cual la víctima es una menor.

Sin embargo, la propia Mónica Oltra, vicepresidenta del Gobierno valenciano, argumentó en su momento que la Generalitat no puede apartar a un trabajador de un centro de menores de su puesto de trabajo sin que exista una condena o alguna medida cautelar que así lo ordene, aunque esté acusado o existan sospechas de supuestos abusos sexuales, cuidando en primer lugar las garantía del abusador y dejando expuesta a la víctima.

Efectivamente, destaca Ok Diario que el marido de Oltra siguió trabajando en el centro, al no haberse dictado ninguna medida preventiva. Y aunque en un primer momento, el centro abrió una investigación interna por la cual Ramírez fue apartado del trabajo temporalmente, lo cierto es que tras cerrar esa investigación, regresó al centro con la única cautela de ser ubicado en una planta diferente.

Custa también destaca que “La Fiscalía apunta a un silenciamiento de la denuncia de la menor durante cuatro meses”, mientras que la víctima era una niña de apenas 14 años que fue incorporada en un centro dependiente de la Generalitat Valenciana y, cuyo cuidado estaba bajo la responsabilidad y supervisión de la Consejería de la propia Mónica Oltra, líder de Compromís, durante la fecha de la denuncia: 2017.

Luis Eduardo Ramírez fue condenando a cinco años de cárcel y 10 de inhabilitación por abusos sexuales a una menor, la sentencia fue dictada en 2019 por los abusos cometidos en el centro de acogida del Barrio de Campanar, en Valencia, entre finales de 2016 y principios de 2017.

Los abusos de Luis Eduardo Ramírez

Los abusos de Luis Eduardo Ramírez fueron investigados y según las investigaciones cuando la niña de 13 años no cumplía las normas del centro donde estaba internada, era enviada a pernoctar en una habitación separada del resto de internos, le llamaban la habitación de castigo, nadie podía ver ni escuchar lo que allí sucedía.

Por las noches, cuando ella estaba a solas en el lugar, uno de los tutores entraba al lugar, se encargaba de tocarla, masajearla, aparentemente para que ella se tranquilizara. Pero cuando la niña se quedaba dormida, el hombre se bajaba los pantalones, tomaba la mano de la niña y se masturbaba.

El educador creía que la niña no se daba cuenta de esto, pero en realidad, la niña no se dormía, era totalmente consciente de lo que sucedía, pero el miedo la paralizaba, no protestaba, no decía nada.

Luis Eduardo Ramírez, de origen argentino era el marido de Mónica Oltra en ese momento, seguían casados y ella era la mandamás de la Conselleria de Bienestar Social. Y a pesar de que no quiera hablar del asunto, la justicia que condenó a Ramírez ha admitido que la posición política de Oltra influyó en las reticencias de la víctima a denunciar.

«El juez recriminó a la Conselleria de Oltra su forma de proceder en este caso: la directora del centro divagando en sus declaraciones en sede judicial, sin haberle preguntado nunca a la niña por los abusos; una psicóloga que atendió a la víctima pero que reconocía que no entendía mucho del tema y ni siquiera redactó un informe. Y un escándalo: la víctima, menor de edad, declarando esposada en sede judicial», destaca de este caso El Español.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído