Patrullas de la Ertzaintza homenajean a la Guardia Civil tras fallecer otro agente de la Benemérita

El padre de Francisco Javier Collado, el segundo guardia civil muerto por coronavirus, acusa a Marlaska: «Estuvo 4 días esperando al médico»

Francisco Javier Collado Rivas estaba en cuarentena en su domicilio de la localidad castellano-manchega de Manzanares y no padecía patologías previas

El padre de Francisco Javier Collado, el segundo guardia civil muerto por coronavirus, acusa a Marlaska: "Estuvo 4 días esperando al médico"
El guardia civil Francisco Javier Collado. PD

El padre del guardia civil Francisco Javier Collado Rivas, se parte de dolor y rabia.

El agente de la Benemérita tenía 38 años y falleció víctima de coronavirus este pasado 19 de marzo de 2020 en su domicilio de la localidad castellano-manchega de Manzanares.

Su padre, un hombre de los pies a la cabeza, ha difundido este dramático mensaje en las redes sociales:

«Soy el padre del guardia civil muerto hoy en Ciudad Real y vengo de enterrarlo por culpa de un gobierno inepto y un ministro del Interior aún peor, por no preocuparse por su gente que están velando por nuestra seguridad y de la sanidad y el traslado de enfermos al hospital. Mi hijo estuvo en casa cuatro días esperando al médico a que fuese a comprobar su estado. Hasta el cuarto día por la noche en que pidió ayuda por encontrarse mal y que lo llevasen a un hospital. La ambulancia tardó 3 horas en acudir, pues según ellos su horario de apertura eran a las ocho de la mañana. Así pues, cuando llegó al hospital ya estaba prácticamente muerto».

En su tormento, tras haber tenido que asistir impotente a la agonía y fallecimiento de su hijo, el hombre acusa de negligencia criminal al Gobierno socialcomunista de Sánchez e Iglesias y de desidia al ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska, a los que no descata demandar.

Por el momento son sólo un puñado, pero vistas las cifras de muertos, muy pronto serán decenas, quizá centenares las familias españolas que se unan para sentar en el banquillo a Sánchez, Iglesias y otros miembros del Gobierno, acusados de ‘negligencia criminal’ en la crisis del coronavirus.

Por que lo sabían y no hicieron nada, como dejan patente multitud de vídeos como este:

UN GUARDIA CIVIL EJEMPLAR

Francisco Javier Collado nació en Villacarrillo (Jaén) hace 38 años.

Sus padres pertenecen a la Hermandad de la Expiración y él fue componente en la Agrupación Musical de María Santísima del Rescate de Linares.

Ingresó en la Guardia Civil en el año 2005 y llevaba once años destinado en la prisión de Herrera de la Mancha, realizando tareas de vigilancia exterior y traslado de presos.

Estaba casado y era padre de un niño de 10 años.

Llevaba tres días en cuarentena domiciliaria con síntomas de COVID-19 y su estado se había agravado.

No tenía patologías previas.

HOMENAJE FRENTE AL CUARTEL

Varias patrullas de la Ertzaintza han rendido homenaje este viernes por la noche a la Guardia Civil a las puertas del cuartel de Sansomendi de Vitoria, después de que haya fallecido un segundo agente del instituto armado por el coronavirus.

Los ertzaintzas se han colocado ante el cuartel dando las luces de sus vehículos y aplaudiendo a los guardias civiles.

Algunos policías autonómicos se han dirigido uno a uno a saludar, estrechar la mano y dar el pésame a los guardias civiles que custodiaban el cuartel, mientras el resto se mantenía en posición firme, en señal de respeto.

La pandemia de coronavirus se ha cobrado la vida este 20 de marzo de 2020 de un segundo agente de la Guardia Civil, Francisco Javier Collado, de 38 años.

El pasado miércoles se confirmó la muerte del primer guardia civil, de 37 años, por el Covid-19.

La Guardia Civil ha querido agradecer el gesto de sus compañeros de la Ertzaintza con un mensaje en Twitter en el que han compartido el vídeo de los policías autonómicos frente a su cuartel:

«Os agradecemos de corazón las condolencias que nos habéis enviado tras el fallecimiento de nuestro compañero Francisco Javier, víctima del  Covid-19».

Urkullu no quiere a la UME y Pablo Iglesias le apoya

La ministra de Defensa, Margarita Robles, anunció el miércoles que efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) levantarían un hospital de campaña en Álava.

El País Vasco registra actualmente un total de 1.465 casos de contagio y 71 fallecidos por coronavirus.

Medio centenar de militares de la UME, pertenecientes al batallón BIEM IV con sede en la base aérea de Zaragoza, habían llegado el martes a Araca, en las proximidades de Vitoria, para llevar a cabo este plan.

Sin embargo, los soldados tuvieron que retirarse en 24 horas sin haber comenzado a levantar el hospital de campaña ni haber llevado a cabo ninguna actuación contra el coronavirus.

La protesta del lehendakari Urkullu bastó para que el Ministerio de Defensa se viera obligado a dar marcha atrás y ordenara la retirada de todos los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que regresaron a su base en Zaragoza.

En el Consejo de Ministros extraordinario celebrado el pasado sábado, al que acudió rompiendo la cuarentena, el vicepresidente Pablo Iglesias presionó a Pedro Sánchez para que aceptara las pretensiones de Torra y Urkullu, quienes se negaban a que el estado de alarma entrara en vigor en sus respectivas Comunidades autónomas.

Queremos seguir siendo un medio de comunicación libre

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

CONTRIBUYE

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído