La Guardia Civil obligada a reforzar el dispositivo de seguridad anti-protestas alrededor del domicilio de Iglesias y Montero

La protesta de las banderas españolas llega Barcelona y se extiende por España

El socialista Sánchez logra el aval del Congreso para mantener el estado de alarma 15 días más pero sus alianzas se resienten

La protesta de las banderas españolas llega Barcelona y se extiende por España
Cacerolada contra el Gobierno Sánchez en Sevilla. PD

Una semana después de que los vecinos del madrileño barrio de Salamanca empezaran a salir a la calle para protestar contra el Gobierno, su causa ha llegado a Barcelona.

Este 20 de mayo de 2020 unas doscientas personas se han concentrado en el Paseo de la Bonanova, también con un elevado nivel de renta, para protestar contra el confinamiento.

Muchos portaban cacerolas y banderas españolas.

La convocatoria se ha difundido por las redes sociales, y llamaba a hacer una cacerolada a las 20 horas en el paseo de la Bonanova con la calle Ganduxer. Los Mossos d’Esquadra han desplegado un dispositivo con cinco furgones y también había agentes de la Guardia Urbana.
A escasos metros de quienes clamaban contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez, se ha reunido también un grupo de sectarios independentistas y antisistema para increparles.

Ambos colectivos han quedado separados por una veintena de agentes de los Mossos d’Esquadra.

SE EXTIENDE LA PROTESTA

Lejos de remitir, las caceroladas contra el Gobierno siguen cobrando fuerza a lo largo y ancho de toda España y ya no se limitan a los despectivamente llamados “barrios pijos” de la capital, sino que se ha ido extendiendo a toda la región madrileña y, de ahí, al resto de España.

En casi todas las ciudades y municipios más importantes se ha podido ver hoy, de nuevo, a centenares de personas en las calles haciendo sonar sus cacerolas ataviados, muchos de ellos con la bandera de España, y al grito de “Gobierno dimisión”.

Importante ha sido la de Sevilla, similar a la celebrada este pasado lunes en la avenida de la Palmera, que no había sido comunicada y carecía de autorización según la Subdelegación del Gobierno, ha contado con la participación de varias decenas de personas bajo la presencia de la Policía Nacional, que habría solicitado a estas personas que guardasen la debida distancia de seguridad frente a la propagación del Covid-19.

Además, tras avisar los agentes a los manifestantes de que no podían permanecer estáticos, los mismos habrían comenzado a rodear la estatua levantada en memoria de Aníbal González, arquitecto autor del diseño de la Plaza de España.

Tras la protesta celebrada en la avenida de la Palmera el lunes, la de la estación de Santa Justa el martes y la de esta jornada, habría más movilizaciones similares el jueves en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán y el viernes en Los Remedios.

EL CASOPLÓN DE IGLESIAS

Por orden del ministro Fernando Grande-marlaska, la Guardia Civil ha reforzado el cinturón de seguridad en torno al lujoso chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero en la localidad de Galapagar con agentes llegados de los municipios madrileños de Villalba, El Escorial y Torrelodones.

Una quincena de guardias civiles de estas 3 demarcaciones se han sumado al dispositivo de seguridad en las últimas horas frente al domicilio del vicepresidente del Gobierno y de la ministra de Igualdad para evitar las caceroladas y protestas de los vecinos contra la gestión del Gobierno del PSOE y Podemos sobre la pandemia de la covid-19.

Habitualmente, un agente vela por la seguridad de los dirigentes de Podemos desde una garita instalada frente a su domicilio 24 horas al día. Este martes, los guardias civiles colocaban vallas y restringían el acceso únicamente a residentes en la calle donde está ubicada la vivienda de Iglesias y Montero. En los alrededores, se contabilizaban hasta 7 coches patrulla de la benemérita aparcados.

La vivienda del líder de Podemos en la urbanización La Navata de Galapagar ha sido objeto en los últimos días de las protestas que se originaron en la calle Núñez de Balboa en el barrio de Salamanca de Madrid y que se han ido extendiendo por diferentes puntos del territorio nacional. Principalmente desde el pasado fin de semana, han sido varios los vecinos que se han acercado a la zona para hacer sonar sus cacerolas y sartenes para reclamar la dimisión del Gobierno por su gestión de la crisis del coronavirus.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído