La presidenta de la Comunidad de Madrid sufre una nueva amenaza por parte del Gobierno

El delegado del Gobierno en Madrid, ‘picado’ por el juicio del 8-M, amenaza con una moción de censura a Díaz Ayuso

El socialista advierte que aún es pronto para implementar la medida, por lo que se prevé que aún estén negociando con otras fuerzas políticas

El delegado del Gobierno en Madrid, 'picado' por el juicio del 8-M, amenaza con una moción de censura a Díaz Ayuso
José Manuel Franco PD

El delegado del Gobierno en Madrid quiere ‘venganza’ por el juicio del 8-M.

José Manuel Franco amenazó, durante una entrevista en Onda Madrid, con la opción de una moción de censura al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

En este sentido, el socialista adelanta que se basarían en la su gestión de la crisis sanitaria del COVID-19, sobre todo en lo relativo a las residencias.

Evidentemente disgustado por la investigación por un presunto delito de prevaricación por autorizar las manifestaciones del 8-M, José Manuel Franco explicó: «La posibilidad de la moción está y sigue estando. Pero no quiere decir que se vaya a proponer de manera inmediata».

«Sí vemos que se necesita [la moción de censura]. No la descartamos pero no será de manera inmediata. Creo que sí hay motivos por la gestión de la crisis que no ha sido todo lo acertada», adelantó el socialista.

A pesar de que el mando único de Pablo Iglesias sobre las residencias le apunta una cuota de responsabilidad sobre lo ocurrido en las residencias, el delegado del Gobierno en Madrid echa un capote al fundador de Podemos y señala a la Comunidad de Madrid.

«No es cuestión de lanzarnos pedradas es una cuestión de analizar e intentar que ante una eventual recaída sigamos haciendo un ejercicio de responsabilidad individual porque el virus no ha desaparecido y sigue ahí», intentó matizar.

El fantasma del 8-M

José Manuel Franco buscó mostrarse seguro sobre el archivo provisional dictado por parte de la juez Carmen Rodríguez-Medel en la causa sobre el 8M. En este sentido, negó estar nervioso ante una posible reapertura.

En su defensa, alega que «cumplió con sus obligaciones» y dijo «la verdad». «Se hizo lo que se consideraba adecuado a las informaciones», insistió. Sin embargo, aún existen dudas sobre el verdadero impacto y el alcance que supuso la celebración del 8-M para la salud pública.

«Si hubiera tenido toda la información, sería un insensato no prohibir una manifestación de esas características. Todos deberíamos ser un poco humildes y reconocer que no se sabía todo y se actuó a medida de las evidencias científicas. Los días previos hubo muchas otras manifestaciones y actos en espacios cerrados como IFEMA», afirmó.

Franco confesó que «quiere pasar página» de un juicio que, según el socialista, fue «utilizado políticamente con una intención».

En cuanto al informe de la Guardia Civil, el delegado del Gobierno tuvo un doble discurso. Por un lado, afirmó que «respeta mucho» a la institución pero inmediatamente tildó de poco profesional su informe del 8-M: «No quiero que esto sea una crítica a la Guardia Civil, pero quedo en evidencia que era chapucero».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído