Los grupos parlamentarios de izquierda demandan «huevos libres de jaula» en todos los comedores públicos madrileños

En plena ‘tercera ola’ y con España en ruina, PSOE y Podemos exigen a Ayuso huevos de gallinas ‘libres’

La mortalidad de los contagiados por coronavirus crece un 30% en pleno avance de las cepas

En plena 'tercera ola' y con España en ruina, PSOE y Podemos exigen a Ayuso huevos de gallinas 'libres'

Si no volviera morir la gente como moscos y España no hubiera sufrido una caida del PIB del 11%, con millones de ciudadanos en paro y cientos de miles de empresas en ruina, lo zanjaríamos con una chistoso ‘qué huevo tienen los progres’, pero la cosa no esta para bromas.

Ahora, en estas trágicas circunstancias, lo único que se les ocurre a socialista y podemitas es ‘tocarle lo güevos’ a la presidenta Isabal Díaz Ayuso y de paso a todos los ciudadanos de Madrid.

No es una broma: los grupos parlamentarios del PSOE, Podemos y Más Madrid exigen a Isabel Díaz Ayuso que los comedores público de la Comunidad de Madrid sólo ofrezcan huevos de gallinas que no vivan en jaulas.

Y para ello han presentado una Proposición No de Ley (PNL) que han registrado en coordinación los diputados de Ángel Gabilondo, Isa Serra y Mónica García en la Cámara autonómica este viernes.

La idea «huevos libres de jaula» la han calcado de Baleares, donde la izquierda ha tratado de atraer la atención pública.

«Estamos hasta los huevos».

Con esa contundencia se expresó la popular periodista Ana Rosa Quintana cuando se hizo eco de la iniciativa parlamentaria que empezó en el Parlamento balear. La presentadora comentó con aguda ironía esta propuesta de la izquierda, lo que rápidamente se hizo viral en las redes sociales.

«Con esta iniciativa pretendemos poner en la agenda política actuaciones concretas que impulsen el bienestar animal», ha dicho el portavoz socialista en temas de bienestar animal.

En España hay unos 50 millones de gallinas ponedoras, lo que supone un animal por habitante.

Cada español come de media unos 250 huevos al año.

Según socialistas y podemitas, lo que pretenden es que los consumidores se conciencien de que es positivo pagar un ligero incremento de precio en los productos alimenticios si ello redunda en un mayor bienestar animal y una mayor sostenibilidad.

Es un sangriento sarcasmo que anden los políticos de izquierda preocupados por los derechos de las gallinas, cuando cada día hay más gente en paro o arruinada.

Una elemental cuestión de prioridades lo esencial es centrarse en proteger la salud de los ciudadanos, que bastante tienen con soportar la incompetencia de un Gobierno cuya gestión de la pandemia roza la negligencia.

Que las gallinas ponedoras nos perdonen, pero no es momento de plantear gilipolleces.

De Podemos cabía esperar, pero que Ángel Gabilondo, hombre prudente y sensato, se preste al afán de hacer ruido a cuenta de los huevos podemitas es revelador de hasta qué punto el socialismo ha perdido el norte.

Los principal en estos momentos es paliar el sufrimiento de los ciudadanos; nos conmueve el padecimiento de las gallinas, pero la estupidez de la izquierda al plantear un debate tan imbécil como éste demuestra que sobre los hombros no tienen cabeza, sino un huevo sin yema.  Les falta sustancia.

Te puede interesar

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído