Una vez más, los totalitarios de la extrema izquierda intentan silenciar e intimidar a la tercera fuerza política de España

Vídeo: Santiago Abascal (VOX) se harta de las amenazas de muerte y se encara con los fascistas independentistas

El líder de VOX se pone la mascarilla y camina una veintena de pasos para demostrar la poca distancia a la que dejan ubicarse a los extremistas que boicotean sus actos

Un Santiago Abascal harto de las amenazas de muertes y agresiones por parte de los radicales independentistas, no se lo pensó dos veces y se encaró con los totalitarios que intentaban boicotear su acto en la plaza de Barcelona de Tortosa, en Tarragona.

El líder de VOX criticó que a pocos metros de donde se realizaba el acto de campaña se encontraban los violentos de la extrema izquierda, impidiendo el libre desarrollo del mitin.

Para demostrar la proximidad, Abascal se puso la mascarilla y caminó hasta donde había decenas de radicales insultándole, amenazándole e dificultando la realización de los actos de VOX.

A pesar de que existía una columna de Mossos d’Esquadra y varios furgones policiales para proteger a los asistentes, la poca distancia hacia imposible que el acto se pudiera llevar a cabo con normalidad.

Nada más comenzar su intervención, y ante la imposibilidad de dirigirse a sus simpatizantes, Abascal se ha bajado del atril y se ha encarado con los violentos, quejándose de que apenas 15 pasos les distanciaban del lugar en el que se estaban celebrando el acto.

«Están cometiendo un delito electoral y tendrán que responder ante la justicia», ha advertido Abascal, que se ha referido a los totalitarios como «miserables». El líder de VOX ha tenido que dar el mitin elevando constantemente la voz, casi a gritos, para que se le pudiera escuchar por encima de quienes fueron enviados para sabotearle.

Los sinsentidos del Gobierno catalán

El choque de Abascal con los radicales de la extrema izquierda llega pocas horas después de que el gobierno catalán protagonizase el último disparate de la campaña electoral de la elección autonómica.

En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Govern, la consejera de Presidencia y portavoz de la Generalidad, Meritxell Budó (JxCat), acusó a VOX de poner en peligro a las turbas de fascistas independentistas que les lanzan piedras.

En concreto, criticó que los representantes del partido de Santiago Abascal no atienden las instrucciones policiales «y, por tanto, lo que están haciendo ellos con su actitud es poner en riesgo no sólo su seguridad sino la de los manifestantes y la de los propios cuerpos de seguridad que están allá velando por su seguridad».

Budó agregó que «por tanto, eso que están haciendo, pasa de ser un acto político a ser un acto de provocación».

La consejera también ha apuntado que la función del Govern es proteger no sólo el derecho de participación política sino también el de manifestación, matiz que ha subrayado un par de veces, antes y después de acusar a VOX de poner en riesgo la seguridad de los manifestantes que les tiran piedras y amenazan de muerte.

Olona contra Marlaska

Ante los disparates contra VOX en Cataluña, Macarena Olona plantó cara a los “cómplices” de las agresiones sufridas por VOX en la campaña de las elecciones autonómicas de Cataluña.

La secretaria general de VOX se muestra indignada de no poder realizar ningún acto “sin exponerse a huevos, piedras, petardos, insultos y amenazas”, por lo que señala al “indigno Fernando Grande-Marlaska” como uno de los “cómplices” de las agresiones sufridas por la tercera fuerza política de España.

Olona, que prevé que los ataques a su partido político aumenten de cara al 14 de febrero, acusa de inacción al ministro de Interior y le recordó que en la última sesión de control el representante del PSOE se limitó a acusar a VOX de “fascistas” cuando le preguntaron qué medidas de seguridad iba a adoptar para que se produjesen unas elecciones libres en Cataluña.

La representante de VOX también ataca al consejero del Interior de Cataluña, a quien le recrimina su “orden política de mantener a los Mossos de brazos caídos” y de ordenar unos dispositivos de seguridad inadecuados que “ponen en riesgo nuestras vidas por una orden política”.

A la lista de “cómplices” por los ataques violentos contra el partido de Santiago Abascal, Olona también suma al portavoz de ERC, Gabriel Rufián.

El independentista es señalado por su “equidistancia frente a las agresiones” y por ser el “representante de un partido que delinque, totalitario y que alienta a sus cachorros a cometer agresiones”, siguiendo el modelo marcado por EH Bildu en las campañas de las elecciones vascas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído