El Gobierno de Cantabria prorrogó durante 14 días más el cierre del interior de la hostelería, lo que supone una gran presión económica para la hostelería

‘Cazan’ a Revilla comiendo y fumando un puro dentro de un restaurante, pese a que él mismo lo prohibió

Desde Ciudadanos y PP solicitan su comparecencia para aclarar los hechos y, de confirmarse, solicitar su renuncia de forma oficial

Miguel Ángel Revilla estaba disfrutando de la buena vida: comer y fumar puros dentro de un restaurante a pesar de las restricciones por el COVID-19.

El presidente de Cantabria, que fue grabado sin que se diera cuenta, fue increpado este 6 de mayo por los hosteleros al ver cómo se saltaba las normas que él mismo impulsó y que están ahogando al sector de la hostelería en la comunidad autónoma.

El grupo de profesionales de la hostelería encararon a Revilla y le acusaron directamente de estar comiendo dentro del restaurante ‘La Capitana’ de la calle Castelar de Santander, que no cumple los requisitos marcados por el Ejecutivo.

Es “vergonzoso, familias muriéndose de hambre por su culpa y usted con todo el cachondeo”, han criticado al presidente autonómico, que en el propio vídeo ha asegurado que estaba comiendo en una zona apartada de la terraza.

Sin embargo, los hosteleros desmintieron su versión: “Estaba aquí, cerrado con un candado, no tiene vergüenza”, han insistido los autores del vídeo, ante lo que Revilla ha afirmado que “vengo a un sitio que está autorizado” y negó que el puro fuera suyo, a pesar de que hay imágenes que circulan por las redes sociales en las que parece verse a Revilla con el habano en la mano.

La tensión del sector hostelero en Cantabria es máxima debido a las restricciones puesta en marcha para evitar la propagación del coronavirus y que afectan a esta actividad económica con medidas como el cierre del interior de locales.

Una “importantísima” comida

Según apuntan desde el Gobierno de Cantabria, el presidente se encontraba en una comida de trabajo con los máximos representantes de una “importantísima empresa” de Cantabria, con los que estaba hablando sobre una inversión próxima de la que se verá beneficiada la región.

“El espacio estaba autorizado. Perfectamente autorizado”, apuntan desde la Presidencia, que insisten en que el lugar lo eligieron los empresarios que invitaron a Revilla.

Por su parte, desde el establecimiento subrayan que aunque la estancia tiene techo, es un “techo abierto” y el acceso es abierto, por lo que cumple las exigencias de ventilación.

Piden su dimisión

Las reacciones a las polémicas imágenes no han tardado en llegar.

Toni Cantó, por ejemplo, compartió el vídeo viral afirmando:

“El Gobierno de Cantabria ayer prorrogó durante 14 días más el cierre del interior de la hostelería. A su presidente, Miguel Ángel Revilla, le han pillado hoy en un reservado en el interior de un restaurante, comiendo y fumándose un puro. Las restricciones no van con él”.

Tras conocerse este incidente, las peticiones de comparecencia en el Parlamento han ido sumándose.

El Grupo Parlamentario de Ciudadanos (PGCs) ha solicitado la comparecencia urgente del presidente del Gobierno y de confirmarse lo denunciado por los hosteleros pedirá su dimisión.

El coordinador de Cs, Félix Álvarez, censuró la actitud del presidente, al que ha acusado de “reírse a la cara” de todos los cántabros y “saltarse la ley”, no solo ya al comer en un espacio cerrado, sino que además ha sido grabado “fumando un puro” en el restaurante.

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha explicado en twitter que su partido ya ha pedido también la comparecencia de Miguel Ángel Revilla.

“Quien dicta las normas, es el primero que debe cumplirlas. Debe explicaciones a todos los cántabros y, muy especialmente, a los hosteleros que están pagando las consecuencias de sus decisiones políticas”, señala.

En el mismo sentido, Israel Ruiz Salmón, coordinador de IU, ha indicado que las imágenes grabadas por los hosteleros “sugieren que la ley no es igual para todos. Pedimos explicaciones para saber todos los detalles de esa situación y si se confirmase que no se han respetado las normas de salud pública, pediremos su dimisión”.

El abucheo a Revilla

El presidente de Cantabria también pudo ver el rechazo de los hosteleros el pasado 13 de abril, cuando iba a recibir su vacuna contra el COVID-19 al estar en el grupo de 70 a 79 años (tiene 78).

El dirigente cántabro no tuvo una vacunación tranquila, porque un grupo de hosteleros cabreados le ha recibido con su particular vacuna: los abucheos y los gritos de «dimisión».

Un grupo de hosteleros se concentraban frente al centro de salud donde iba a vacunarse contra la Covid-19 el presidente de Cantabria para increparle por el cierre del interior de bares y restaurantes ante el aumento de contagios tras la Semana Santa. La ruina y la desesperación les ha llevado a participar en este particular ‘escrache’. Llamativos han sido los vivas que se han escuchado en favor de la presidenta de la CAM, Isabel Díaz Ayuso.

Si bien Revilla intentaba pedir calma a los hosteleros, estos no han atendido su solicitud y han seguido gritando «dimisión» y «fuera» al presidente cántabro así como «Viva Ayuso y más Ayuso».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído