La política considera que se implementará en el futuro un nuevo Madrid Central, “aunque tenga otro nombre”

El refunfuño de Manuela Carmena tras conocer que el Supremo acaba con Madrid Central

La exalcaldesa demuestra su malestar acusando a jueces y tribunales de imponerse por encima del urbanismo de las ciudades

El refunfuño de Manuela Carmena tras conocer que el Supremo acaba con Madrid Central
Manuela Carmena PD

El Tribunal Supremo tumba Madrid Central.

Tras inadmitir el recurso de casación de Ecologistas en Acción de Madrid, se ratifica la sentencia del Tribunal Superior de Madrid (TSJM) que anuló algunos artículos de la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS) que daban cobertura a Madrid Central.

Al adquirir firmeza el fallo, la zona de Bajas Emisiones que aprobó el gobierno de Manuela Carmena, por tanto, queda anulada.

Una noticia que ha supuesto un duro golpe para la exalcaldesa, que veía en el proyecto de Madrid Central la única ‘aportación’ de su legislatura que recordarían los madrileños. Sin embargo, parece que su ‘legado’ pasará al olvido.

Irritada por el revés en sus políticas, Carmena refunfuñó contra la decisión del Tribunal Supremo, acusando a jueces y tribunales de imponerse por encima del urbanismo de las ciudades.

«El urbanismo al final, en general, en casi todas las ciudades lo deciden los jueces. Se lo oí decir a un concejal de UPyD. No es muy sensato que el urbanismo de todas las ciudades al final lo decidan los tribunales», se quejó la exalcaldesa en TV3.

En la misma línea, Carmena admitió que le da «muchísima pena», pero está convencida de que Madrid Central volverá, así sea con otra imagen: «Estoy segura que volverá a haber otro Madrid Central aunque tenga otro nombre, pero volverá a haberlo».

Dudas por las multas

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, explicó que “Madrid central sigue en vigor y el Ayuntamiento tramitará la multa correspondiente si alguien accede indebidamente”.

En este sentido, será necesario esperar un plazo de dos meses antes de que la sentencia adquiera firmeza. Un plazo que se deberá aprovechar para aprobar la ordenanza sin defectos de forma y que las multas no queden en un limbo legal o decaigan.

Es decir, que si se reforma la ordenanza antes de que la sentencia sea firme, las multas no quedarían suspendidas y no se procederá a la devolución de ninguna de ellas. Estaba previsto que la ordenanza se aprobase en julio, pero el Consistorio acelerará al máximo para evitar un embrollo legal.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído