Todos los carteles de los hospitales y los centros de salud deberán estar en catalán antes del próximo día 1 de octubre

El último dislate del Govern balear: Abrirán un expediente a los sanitarios que se nieguen a atender en catalán

La polémica medida es impulsada por parte de los partidos PSIB, Unidas y Podemos y Més

El último dislate del Govern balear: Abrirán un expediente a los sanitarios que se nieguen a atender en catalán
Profesional sanitario PD

A los profesionales sanitarios que se nieguen a atender en catalán en Baleares se les abrirá un expediente.

Este es el último dislate promovido por PSIB, Unidas y Podemos y Més (los tres partidos que sustentan el Govern) tras las diferencias surgidas entre la Dirección General de Política Lingüística y el IB-Salut a raíz de las desatención con la que la Consejería de Salud despachó las denuncias de discriminación lingüística en el sistema.

Así lo ha anunciado recientemente la consejera de Presidencia, Mercedes Garrido, después de una reunión entre los socios del ejecutivo.

Garrido ha señalado que la Consejería de Salud investigará mediante expedientes informativos todas las reclamaciones por discriminación lingüística que se notifiquen y que, de ser necesario, se abrirán de disciplinarios.

De esta manera, los socios del ejecutivo también han acordado fijar un protocolo conjunto entre la Dirección General de Política Lingüística y el Servicio de Salud de las Islas Baleares (IB-Salut) para evitar que las denuncias por discriminación lingüística queden en papel mojado. Al mismo tiempo, se nombrará un coordinador que se encargará específicamente de esta tarea.

Además, el Govern balear ha pactado que todos los carteles de los hospitales y los centros de salud estén en catalán el próximo día 1 de octubre como máximo. Igualmente, los partidos han decidido actuar preventivamente en el sentido de fomentar el conocimiento y el uso del catalán en el sistema sanitario.

Toda una serie de medidas que llegan después de una semana con graves casos de catalanofobia. Por una parte, conocimos el martes pasado la denuncia de un individuo que tuvo problemas para ser atendido en un centro médico de Campos (Mallorca) por el simple hecho de hablar catalán. Por otra, un usuario criticó en las redes que una médico se negó a atender en catalán a su madre en un centro de atención primaria de Palma.

Este caso ha hecho saltar las alarmas dentro del Govern balear hasta el punto que Més forzó una reunión de urgencia entre los partidos del ejecutivo para abordar las diferencias surgidas entre la Dirección General de Política Lingüística y el IB-Salud, sobre todo a causa de la desatención con la cual Salud despachó las denuncias por discriminación lingüística en el sistema sanitario público.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído