EL PRESIDENTE SOCIALISTA DE LA JUNTA DE EXTREMADURA CAMBIA TANTO DE CHAQUETA COMO DE CRITERIO

Fernández Vara (PSOE) se niega a exigir al Gobierno Sánchez que respete a las víctimas de ETA

El dirigente autonómico, que aseguraba que los acuerdos con EH Bildu le daban vómitos, ahora prefiere no desairar a Pedro Sánchez y se pone en contra de las víctimas del terrorismo

Fernández Vara (PSOE) se niega a exigir al Gobierno Sánchez que respete a las víctimas de ETA
El socialista Guillermo Fernández Vara.

Dicen que el poder engancha.

Tanta es la adicción que provoca la poltrona que, hasta cuestiones tan básicas como las de exigir que se respete a las víctimas de ETA, pueden acabar en el cubo de la basura porque igual se molesta el líder supremo.

Tal y como detalla Carlos Cuesta en Okdiario, el PSOE extremeño, que gobierna desde 2015 la región, con Guillermo Fernández Vara a la cabeza, se ha negado a apoyar un texto del Partido Popular en el que se reclamaba al Ejecutivo de Pedro Sánchez que tuviese consideración con las víctimas de ETA.

Evidentemente, Vara, que en su momento fue uno de los presidentes autonómicos más críticos con el sanchismo, se ha vuelto de un tiempo a esta parte muy contemporizador con el inquilino de La Moncloa.

No es de extrañar, por tanto, que el presidente socialista de Extremadura aplique esa máxima de ‘Donde dije digo, digo Diego’.

Ya le pasó con los presos independentistas catalanes. De rechazar que estos fueran indultados y hasta amagar con irse del PSOE, al final Vara comulgó como un bendito con esa rueda de molino.

Y con lo de ETA, tres cuartas partes de lo mismo. El mismo dirigente socialista que aseguraba que la cercanía de EH Bildu con el Gobierno Sánchez le provocaba vómitos, ha acabado por asumir la situación y ya no siente náuseas.

Por eso no es de extrañar que votase en contra de esta propuesta del Partido Popular en la que se exponía lo siguiente:

La presidencia del Gobierno que ostenta Sánchez está costando a nuestro país, a nuestras instituciones, a nuestro estado de derecho y a todos los ciudadanos un alto precio.

Los apoyos obtenidos desde la infame moción de censura que lo auparon a la presidencia del Gobierno de España no cesan en el giro de facturas constantes que pagamos todos.

Tan solo unas semanas después de que EH Bildu se abstuviera en la moción de censura, Sánchez anunciaba un cambio radical en la política penitenciaria referente a los presos de ETA.

Así, lo resumía en tres acciones: acercamiento de algunos presos a cárceles próximas al País Vasco, flexibilización de las condiciones para que los internos puedan mejorar de grado y obtener beneficios penitenciarios y excarcelación de los reclusos enfermos:

Si con alguien ha cumplido Sánchez es, además de con el independentismo catalán, con los herederos políticos de ETA; y, por ende, los etarras han obtenido beneficios impensables en una sociedad que mantenía mayoritariamente un consenso frente a quienes han causado tanto dolor y sangre a nuestro país.

BENEFICIOS A LOS ETARRAS

Recordaba el PP los beneficios que los presos etarras han disfrutado desde la llegada de Sánchez al poder:

Desde que Sánchez llegara a la Moncloa se han producido 240 traslados, de los cuales 63 han sido a cárceles del País Vasco o Navarra (13 por tercer grado, 7 por enfermedad y 43 por razones exclusivamente políticas). De todos esos traslados, 100 pertenecen a 92 presos con delitos de sangre (concretamente con 290 víctimas y 210 atentados a sus espaldas). Asimismo, 22 etarras han obtenido el tercer grado (6 de ellos con delitos de sangre), y 6 han obtenido la libertad condicional.

Igualmente, subrayaba la galbana de las instituciones competentes a la hora de impedir los homenajes a los etarras:

Este Gobierno y sus correspondientes Delegaciones de Gobierno, asisten con total pasividad a todos los homenajes que se siguen llevando a cabo a los terroristas en las calles del País Vasco y Navarra.

De ahí que el PP pidiese en vano que la Asamblea de Extremadura instase al Gobierno de Fernández Vara a:

  1. Mostrar su apoyo a las víctimas del terrorismo que sienten el desprecio del Gobierno de España ante su complicidad y connivencia con el entorno terrorista y los presos de ETA, llevando a cabo así acciones más contundentes que rendirles un homenaje anual en la Asamblea de Extremadura.
  2. Exigir al Gobierno de España el respeto a la memoria, la dignidad, la verdad y la justicia de las víctimas del terrorismo, que deben siempre imperar en un estado de derecho como bienes superiores a proteger por encima de cualquier otro interés particular o partidista.
  3. Trasladar al Gobierno de España la repulsa de la Asamblea de Extremadura a los beneficios penitenciarios, acercamientos y excarcelaciones con las que se está agasajando a los presos etarras, por suponer un insulto a las víctimas del terrorismo, algunas de ellas extremeñas.
  4. Apoyar públicamente el manifiesto de la AVT, como mejor forma de dar cumplimiento al espíritu con el que por unanimidad aprobamos la Ley 2/2020, de 4 de marzo, de apoyo, asistencia y reconocimiento a las víctimas de terrorismo de la Comunidad Autónoma de Extremadura.
  5. Trasladar al Gobierno de España y a las Cortes Generales la adhesión de la Asamblea de Extremadura al manifiesto de la AVT.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído