La princesa Ingrid Alexandra de Noruega, hija de los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit, se confirmó este 31 de agosto de 2019 en la capilla del Palacio Real de Oslo ante representantes de varias casas reales europeas y tuvo un padrino excepcional: el rey Felipe VI de España.

No se habla de otra cosa. La ciudad de Oslo se vistió de gala.

A la ceremonia luterana asistieron sus seis padrinos de bautizo. Junto al más importante de ellos, que es el rey de España, testificaron por Ingrid su abuelo, el Rey Harald V; su tía, la Princesa Marta Luisa; los Príncipes Herederos Federico de Dinamarca y Victoria de Suecia, y su abuela materna, Marit Tjessem.

La ceremonia, oficiada por dos mujeres obispo, la obispo de Oslo, Kari Veiteberg, y la presidenta de la Conferencia Episcopal Evangélica noruega, Helga Haugland Byfuglien, tuvo lugar en la capilla del Palacio Real de Oslo ante representantes de varias casas reales europeas, la Familia Real noruega al completo y las principales autoridades de este país nórdico, encabezadas por la primera ministra, Erna Solberg.

La Familia Real noruega.

También estaban la Princesa Mary de Dinamarca y su primogénito, el Príncipe Christian.

La Princesa Ingrid lucía un precioso bunad, traje de gala tradicional noruego, cuyo diseño data del siglo XVIII y que constituye un verdadero símbolo de una identidad nacional , con motivos florales y geométricos tradicionales de la región de Aust-Telemark. Fue un regalo de los reyes, según recoge Rosalía Sánchez en ABC.

El Rey Felipe, encendiendo una vela en la ceremonia en su papel de padrino de Ingrid Alexandra.

Puntualmente, a las 12 del mediodía, llegaba a la capilla la Familia Real noruega, visiblemente emocionada por tratarse de la primera confirmación que celebran en tres décadas. La última había sido la de Haakon en 1988.

La Princesa, llamada a convertirse en la primera Reina noruega desde el siglo XV, cubría su bunad con la túnica blanca habitual en el rito evangélico, y avanzó hacia el altar envuelta en música de Vivaldi. Escoltándola, además de sus padres, sus dos hermanos Sverre Magnus y Marius, y los abuelos, Harald y Sonia de Noruega.

Ingrid Alexandra de Noruega, con su padre y su abuelo, en su confirmación.

El Rey de España es un gran amigo de la familia y su relación con Haakon de Noruega ha sido estrecha desde que ambos eran muy jóvenes. El hijo de don Juan Carlos estuvo presente en la boda de Haakon con Mette-Marit, y cuando nació su primera hija, la pareja no dudó en pedirle que fuera su padrino. Un padrino que no ha dudado en estar hoy al lado de su ahijada, en el que sin duda es un gran día para ella.

Ingrid Alexandra de Noruega.

Ingrid de concluir sus vacaciones de verano, durante las que estuvo en España. Toda la Familia Real ha pasado unas vacaciones en Formentera y, después, la princesa volvió a nuestro país para disfrutar de la Costa del Sol y asistir al Festival Starlite de Marbella, concretamente a un concierto de John Legend.

Tras su confirmación, retomará sus estudios en la Escuela Internacional de Bekkestua, un centro privado de Oslo, además de su habitual programa de piano y deportes, entre los que destaca el esquí.

A raíz de la enfermedad de su madre, que padece fibrosis pulmonar crónica, una afección respiratoria, la Princesa está tomando ya parte activa en la agenda de la Casa Real y ha aplazado unos proyectados estudios en el extranjero.

 

Te puede interesar

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído