TENSO MOMENTO

Impactante: el suicidio de Erika irrumpe de golpe en un acto público y hiela a Doña Letizia

Impactante: el suicidio de Erika irrumpe de golpe en un acto público y hiela a Doña Letizia
La Reina, en un momento del acto del pasado 9 de octubre.

Es el momento más triste en la vida de Letizia Ortiz y ocurrió poco después de convertirse en la Princesa de Asturias. La vida de Doña Letizia cambió para siempre cuando su hermana pequeña falleció en trágicas circunstancias en Madrid.

El cuerpo sin vida de Érika Ortiz se encontró en el domicilio que compartía con su hija Carla. La hermana de la Princesa había pasado unos meses muy delicados. A la ahora Reina la noticia le pilló embarazada de la Infanta Sofía.

Ese suceso ha marcado la vida de Doña Letizia, todavía no ha superado esa trágica muerte.

En numerosas ocasiones quienes tienen trato con ella, las personas del círculo de confianza de la esposa de Felipe VI, saben perfectamente que no deben hablar de este suceso porque el caso de Érika es un tema absolutamente prohibido y del que Doña Letizia sencillamente no habla, lo interioriza y se queda para ella.

La Reina Letizia

Cuando no tiene más remedio que hablar del asunto con su gente más cercana, a la Reina le cambia el humor y el rostro se le altera y entristece, así que son pocas las ocasiones en las que se aborda este suicidio que cambió la vida de los OrtizRocasolano.

Pero esta pasada semana, el miércoles 9 de octubre, la pesadilla volvía a cobrar fuerza en la vida de Doña Letizia y el recuerdo de lo sucedido con su hermana le golpeaba de sopetón en un acto oficial.

Y es que Doña Letizia acudía al acto del Día Mundial de la Salud Mental. Durante las intervenciones se abordó, lógicamente, que uno de los principales motivos de suicidio son los problemas mentales de quienes deciden quitarse la vida.

Fueron unos momentos muy tensos para la Reina en un acto además bautizado bajo el delicado lema de “conecta con la vida”. Apenas dos segundos en el que el rostro reflejó la tensión del momento: le cambio el gesto a Doña Letizia y se pudo adivinar tristeza y amargura. Inmediatamente después se relajaba, sonreía amablemente y se metía en su papel institucional. No obstante, la procesión iba por dentro.

Después del fallecimiento de su hermana Érika, Doña Letizia ponía especial atención en el cuidado y tutela de su sobrina, Carla Vigo, que era una niña cuando Érika decidía quitarse la vida.

La Reina Letizia y su madre, Paloma Rocasolano, quisieron obtener su custodia, pero su padre, Antonio Vigo, luchó y se opuso con toda la artillería legal. El padre de Carla, finalmente, se quedaba con su custodia pero las relaciones entre las familias  quedaron totalmente destrozadas, algo que ha afectado a la sobrina de los Reyes.

Pese a las desavenencias entre Vigo, la Familia Real y la abuela materna, el artista no ha impedido que su hija tenga contacto con ellos.

VEA ‘EL QUILOMBO’

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído