INCIDENTE

El Rey Don Juan Carlos se acuerda de Dios: «Pater noster qui es in caelis…»

El Rey Don Juan Carlos se acuerda de Dios: "Pater noster qui es in caelis…"
El Rey Juan Carlos y su pulsera con el Padrenuestro. PD

Es tan grande y eterno Antonio Machado, que nos obliga siempre a volver a él, para hablar de las cosas importantes de España y la vida y esta lo es.

La nota va del Rey Juan Carlos y para explicar o al menos tratar de atisbar que ocurre en el fondo del corazón del viejo monarca, quizá venga al pelo esa magistral elegía del poeta soriano titulada ‘Llanto de las virtudes y coplas por la muerte de don Guido’.

El poema se hizo popular en la España de Franco gracias al disco lanzado por Joan Manuel Serrat en 1969 y vuelve a hacerse notable ahora, en 2020, a propósito de Don Juan Carlos.

Revela Miguel Angel Mellado en El Español, que 82 años después de que el cardenal Pacelli, pocos meses antes de convertirse en el papa Pío XII, lo bautizase en latín, el Rey jubilado lleva discretamente una pulsera con el Padre Nuestro grabado en la lengua clásica.

Y ese hermoso y simple «Pater noster qui es in caelis…» trae automáticamente a la memoria aquellos párrafos de Machado en los que dice: ‘un señor de mozo muy jaranero, muy galán y algo torero; de viejo, gran rezador”.

Afirma Mellado, periodista con muchos quinquenios a la espalda y serio como un nublado, que personas próximas al anterior Jefe del Estado coinciden en que en los últimos meses se ha producido un notable cambio en el comportamiento del padre de Felipe VI:

“Esta pequeña metamorfosis anímica, con su acercamiento a la religión, tiene mucho que ver con los dos años horribilis que ha vivido”.

El Rey emérito Juan Carlos I no es un feliz ‘jubilado’.

Fuentes próximas a la Casa Real confirman a Periodista Digital que no pasa por su mejor momento de salud.

El monarca presenta una alarmante pérdida de peso y en su entorno más próximo lo achacan a las preocupaciones por las malas relaciones que ahora tiene con su hijo, el Rey Felipe.

Precisamente ese evidente distanciamiento con Don Felipe (y desde luego que con su resposa, la Reina Letizia) ha tenido un beneficio colateral: está más unido que nunca con la Reina Sofía, con sus hijas las Infantas Elena y Cristina y con el resto de la familia, el núcleo duro Borbónico.

Pero cuando Don Juan Carlos aún no se ha recuperado del fallecimiento de su hermana, la Infanta Pilar de Borbón, el Emérito ha recibido otro palo familiar en forma de tragedia: la muerte de una prima en un trágico accidente.

Se trata de Cristina Elena de Borbón von Handenberg, la hija menor de Francisco de Paula de Borbón y Escasany, duque de Sevilla, y Beatriz von Hardenberg que moría a los 44 años de edad en el hospital de Puerta de Hierro de Madrid tras sufrir un accidente.

La aristócrata murió a las tres de la tarde, al lado de toda su familia, que se trasladó hasta el madrileño hospital tras el ingreso de Cristina, dada su extrema gravedad.

La noticia ha hundido a los Reyes eméritos. El duque de Sevilla es primo hermano del emérito Rey Juan Carlos y la madre de la fallecida fue directora de la famosa publicación Vogue.

A pesar de ser una de las hijas menos mediáticas de la pareja, Cristina siempre estaba al lado de su hermana, Olivia de Borbón, y era muy habitual verlas juntas en Marbella.

«Se nos ha ido un ángel», dijo Olivia a las puertas de madrileño tanatorio de San Isidro, lugar a donde se trasladó el cuerpo de la fallecida este viernes 14 de febreroVestida de riguroso luto, llegó acompañada por su marido, Julián Porras.

La hermana mediática de Cristina aprovechó para agradecer las muestras de cariño tras tan fatal accidente del que todavía no han trascendido las causas.

NOTA.- a propósito de la pulsera del Rey Juan Carlos, sólo cabe recordar que hubo un tiempo, en el periodismo español de linotipias, correctores, plomo y trasnoche, en el que los veteranos del oficio cortaban en seco a los recién llegados, cuando estos se quejaban porque recibían orden de reducir sus artículos, que lo único que no se puede cortar en castellano es precisamente el Padrenuestro: en la oración, que tiene 56 palabras, se hacen siete peticiones Dios;  las tres primeras son para dar gloria al Padre, las cuatro últimas para solicitar su ayuda y su gracia

 

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído