ANÉCDOTAS REALES

Doña Letizia viaja con un amigo misterioso a Nueva York y al ser reconocida provoca un incidente en pleno vuelo

Doña Letizia viaja con un amigo misterioso a Nueva York y al ser reconocida provoca un incidente en pleno vuelo
La Reina Letizia en la escalerilla de un avión. Archivo

Estos días la agenda de la Reina Letizia es de ‘baja intensidad’. Tal vez en la Casa Real quieran evitar encontronazos con el Gobierno, por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez tampoco existe interés especial alguno en compartir actos y una agenda que sería muy similar, por ejemplo, a la del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, quien es también encargado de los asuntos sociales.

Digamos que la actividad se ha reducido para evitar choques y, sobre todo, en Zarzuela pretenden reducir al máximo el riesgo de los desplantes, feos o malos gestos (que ya se han producido) por parte de los ministros de Podemos a los Reyes.

Pero el problema es que la falta de actualidad informativa provoca que se ‘rescaten’ algunos hechos del pasado y es Jaime Peñafiel quien aprovecha esos ‘vacíos’ para llenarlos con algunas de las escenas que recoge en su último libro Anécdotas de Oro.

En él el cronista monárquico narra un incidente acaecido en el año 2012 cuando Doña Letizia decidía hacer una ‘escapada’ a New York. Durante el vuelo que la conducía de Madrid a la Gran Manzana se produjo un desagradable momento que ha revelado el pintor Cristóbal Toral.

Según recoge Peñafiel, en un momento del viaje, Toral se levanta al baño y al volver pilla a la Reina Letizia, a la que había conocido días antes en una recepción en la embajada de España en la ONU. Pero Cristóbal no estaba convencido de si era ella, con lo que al rato volvió a ir al lavabo, corroborando que, efectivamente, era ella.

«Creyó que aquella señora, sentada en la primera fila y que se cubría el rostro con ambas manos, era ella. Pero el hecho de taparse la cara le hizo dudar. Cuando regresó de nuevo, ella, al verle, no sólo volvió a cubrirse, sino que dirigió el rostro hacia la ventanilla».

Pero Doña Letizia que lo vio la primera vez, se tapó la cara con las manos rápidamente. Un gesto que repitió en la segunda ocasión, en la que además se puso a mirar por la ventanilla.

Pero ahora llega la bomba de Peñafiel: según el cronista, hay sospechas que la actitud de la Reina nada tuviera que ver con sus pocas ganas de saludar o sociabilizar durante el vuelo y sí se escondiese porque iba con un misterioso acompañante masculino que no era precisamente del Rey Felipe VI.

Y pregunta Jaime Peñafiel en su libro:

«¿Por qué me negáis el saludo?, ¿por qué os tapáis? Si me hubiera pedido no decir nada, nada hubiera dicho. ¿Por qué tanto misterio?. Toral no es un paparazzi, sino un artista a quién poco le importaba que ella viajara sola o en compañía a Nueva York».

VER ‘EL QUILOMBO’ – PRESENTADO POR LUIS BALCARCE

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído