MIRANDO AL FUTURO

Cisma en Casa Real: los negocios de Don Juan Carlos con Urdangarin salpican a la Reina Letizia

Cisma en Casa Real: los negocios de Don Juan Carlos con Urdangarin salpican a la Reina Letizia
Don Juan Carlos e Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo.

El ‘apestado’ de Zarzuela, que no hace tanto tiempo formaba parte activa Familia Real, Iñaki Urdangarin, marido de la Infanta Cristina, está cada vez más cerca de la libertad y su círculo más íntimo ya prepara una reinserción discreta y, en la medida de lo posible, alejada de las cámaras. Ese es ahora la máxima preocupación del Rey Felipe y, sobre todo, de la Reina Letizia que ya ha manifestado su negativa a que el exduque de Palma pise Palacio.

Por esta vez, el odiado suegro de Doña Letizia está realizando unas gestiones ‘a escondidas’ que salpican a la Reina pero de forma muy positiva: en esta ocasión el fin justifica los medios.

La cercana libertad de Urdangarin es una realidad que preocupa en Casa Real por la ‘difícil solución’ del asunto pero, en esta ocasión, les ha salido un aliado totalmente inesperado: Don Juan Carlos, que por afecto hacia su hija y a su yerno,  ha comenzado a mover a sus contactos fuera de España para buscarle un buen trabajo a Iñaki Urdangarin.

El Emérito mantiene unas excelentes relaciones personales en altas instancias empresariales internacionales. La prioridad de Juan Carlos, tal y como han confirmado a Periodista Digital fuentes próximas a Zarzuela, es que Urdangarin tenga un buen trabajo en Suiza, aunque no es descartable que pudiera trasladar su residencia a Francia, lugar donde además reside su hijo Pablo, o Alemania.

La formación profesional y experiencia laboral del exduque de Palma es notable, pero ahora necesita el ‘empujón final’ que le está ofreciendo su suegro. Más aun teniendo en cuenta la crisis económica y la incertidumbre que la crisis sanitaria de la Covid-19 ha provocado en Europa.

Pero, con la ayuda del Rey Juan Carlos, los planes de la Infanta Cristina y su marido están alejados de Palacio. Los exduques de Palma tienen una fecha grabada en su calendario: mayo de 2022, fecha prevista en la que podrá abandonar definitivamente los muros de la prisión de Ávila, entonces ya habrá cumplido las dos terceras partes de su condena de 5 años y 10 meses por el caso Nóos.

Aunque parezca que mayo de 2022 todavía queda lejos, lo cierto es que Urdangarin podría incorporarse al mundo laboral mucho antes cuando pueda solicitar, a lo largo de este próximo año 2021, el ansiado tercer grado, situación penitenciaria que le permitiría estar en libertad durante todo el día y solo regresar a la cárcel para pernoctar.

Esto le abre el camino para que el exduque pueda reincorporarse al mundo laboral en el extranjero pero a través del teletrabajo. De momento, y durante sus permisos de fin de semana suspendidos ahora por el estado de alarma, Iñaki Urdangarin ha hecho sus pinitos trabajando como voluntario en una institución religiosa.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído