Una hija como Dios manda

La Infanta Elena se va a Emiratos a ver a su padre, el Rey Juan Carlos I

La Infanta Elena se va a Emiratos a ver a su padre, el Rey Juan Carlos I
La Infanta Elena y su abuelo, el Rey Juan Carlos. PD

La Infanta Elena tiene un corazón como una casa. Es y a las pruebas nos remitimos, una hija como Dios manda.

Primogénita del Rey Juan Carlos I y de la Reina Sofía, tercera en la línea de sucesión al trono español, tiene 56 años, dos hijos con mucha personalidad- Froilán y Victoria Federica- y un sentido muy claro de lo importante que es la familia y de que no hay pecado mortal más imperdonable que la ingratitud. Sobre todo con un padre.

Y fiel a esos principios, el pasado fin de semana a Abu Dabi para visitar al suyo, quien se encuentra en opulento emirato desde el 3 de agosto.

La Duquesa de Lugo fue fotografiada el pasado 22 de noviembre de 2020 en el aeropuerto de Dubai, donde embarcó en un vuelo de la compañía Emirates con destino a Madrid, según revela La Vanguardia.

Se trata de la primera visita, al menos conocida, de un miembro de la casa real a don Juan Carlos.

No obstante, es probable que haya recibido anteriormente otras visitas familiares. Elena de Borbón parece haber escogido una fecha muy señalada, ya que se este domingo se cumplían 45 años desde su proclamación como Rey.

Este encuentro con su hija es un soplo de aire fresco para el marido de la reina Sofía, que se encuentra bien, pero muy aburrido en tierras árabes.

Fuentes cercanas al rey han desvelado al diario ABC que está «disgustado» con algunas de las informaciones que se han publicado en España y que él califica de «malintencionadas».

La visita de Elena es una prueba más de la maravillosa relación que existe entre padre e hija.

Antes de su marcha, ella era su gran escudera y la que le acompañaba a disfrutar de sus grandes pasiones, la vela y los toros.

También compartían a menudo comilonas en exclusivos restaurantes de Madrid.

Pese a que la intención del emérito es regresar a España, las últimas noticias sobre su fortuna escondida en Suiza hacen muy complicada su vuelta.

Tanto el Gobierno como Zarzuela pretenden que el rey Juan Carlos continúe fuera de nuestro país, ya que podría dañar aún más la imagen de la monarquía.

No obstante, el emérito aún no ha perdido la esperanza. Asimismo, también podría cambiar de lugar de residencia y marcharse rumbo a República Dominicana, donde tiene como grandes aliados a la familia Fanjul.

LA CARTA DE DESPEDIDA

La Zarzuela hizo pública la partida del Rey Juan Carlos el pasado 3 de agosto, cuando difundió una carta que había trasladado a su hijo, Don Felipe, en la que exponía su «meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España».

Una decisión que, según explicaba, había tomado «con profundo sentimiento, pero con gran serenidad» y que tenía como objetivo facilitar a su hijo «el ejercicio de tus funciones desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad».

En la carta, Don Juan Carlos se refería a «la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada» y añadía que, «con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado», «deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad».

Y añadía: «Mi legado y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen».

Desde entonces, solo se han tenido noticias de Don Juan Carlos a través de terceras personas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído