LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar


beta

Zapatero sonríe para los fotógrafos.

PS

El fondo de esa erosión está en la recesión económica

clipping

El Gobierno Zapatero está catatónico

Lo único que preocupa seriamente al PSOE es el sesgo unánime de las encuestas

Geolocalización de la noticia
Periodista Digital, 22 de noviembre de 2009 a las 10:58

Necesitas el plugin de flash para visualizar este contenido

Instala Adobe Flash player

El caso Gürtel y los problemas internos apenas han afectado al despegue del Partido Popular, pese al escaso entusiasmo que sigue despertando el liderazgo de Rajoy
Encuesta¿A qué atribuye que a los agricultores españoles se les pague una miseria por sus productos y que estos cuesten una fortuna en las tiendas?
El atunero Alakrana.

El atunero Alakrana.

Uno de los piratas somalíes que secuestró el Alakrana, encarcelado en España.

Uno de los piratas somalíes que secuestró el Alakrana, encarcelado en España.

Baltasar Garzón con Alfredo Pérez Rubalcaba.

Baltasar Garzón con Alfredo Pérez Rubalcaba.

Pérez Rubalcaba y Caamaño.

Pérez Rubalcaba y Caamaño.

El Bar Faisán, centro de aparato extorsionador de ETA.

El Bar Faisán, centro de aparato extorsionador de ETA.

  • El atunero Alakrana.
  • Uno de los piratas somalíes que secuestró el Alakrana, encarcelado en España.
  • Baltasar Garzón con Alfredo Pérez Rubalcaba.
  • Pérez Rubalcaba y Caamaño.
  • El Bar Faisán, centro de aparato extorsionador de ETA.

Lo que pone nervioso al Gobierno Zapatero y le lleva a perder los papeles y las formas no es el acoso de la oposición, ni el bochorno del «Alakrana», ni siquiera la posibilidad de tener que explicar lo inexplicable en el chivatazo del bar Faisán, ni mucho menos el limbo legal de las escuchas de Sitel.

Lo que tiene al zapaterismo en estado de crispación, lo que preocupa seriamente al poder, es el sesgo unánime de las encuestas y la constatación, paulatina pero constante, de que se está abriendo una brecha sociológica.

Como explica Ignacio Camacho en ABC -"El Gobierno catatónico"-, sondeo tras sondeo, sean públicos o privados, conocidos u ocultos, cocinados o en bruto, los tres puntos parecen ya sólo el suelo de una ventaja creciente de la oposición, que en algunas muestras supera incluso el seis por ciento.

Y la intención directa de voto socialista se está desplomando. El caso Gürtel y los problemas internos apenas han afectado al despegue del Partido Popular, pese al escaso entusiasmo que sigue despertando el liderazgo de Rajoy.

Eso quiere decir que al margen de las reservas que suscite la alternativa ha empezado a cuajar el desencanto del Gobierno como un fenómeno casi estable de la opinión pública. Que se está desmoronando la confianza.

Que está en marcha el proceso que conduce a perder las elecciones.

El fondo de esa erosión está en la recesión económica. Los españoles ya no reconocen en el zapaterismo una dirigencia con capacidad de gestión, y los errores puntuales ante crisis concretas sólo vienen a reforzar esa impresión de incapacidad para la gobernanza.

Sin levantar aún un programa alternativo claro, y con enormes reservas de escepticismo popular, el PP nota el viento a favor de un impulso de cambio.

Pero también crece el voto de izquierda radical mientras el partido de Rosa Díez, que este sábado fue reelegida como portavoz por el 81% de los afiliados con derecho a voto que depositaron su papeleta electrónica,esa tercera vía de los inconformistas que empezó pescando en el caladero de la derecha, se nutre ahora también de las expectativas de la decepción socialista.

Si se suma la tendencia a la abstención provocada por el desengaño, el resultado conduce a una grieta cada vez más ancha en el crédito del Gobierno.

A la incipiente posibilidad de que el vuelco se instale como un fenómeno compacto capaz de convertirse en constante durante un tiempo prolongado.

Para mayor abundamiento, el Ejecutivo no da pie con bola. No hay problema ante el que no fracase, proyecto que no se le tuerza ni dificultad en la que no tropiece. Los errores se retroalimentan con la preocupación y la inquietud desemboca en nuevos fallos.

El zapaterismo necesita éxitos rápidos y sólo encuentra reveses sucesivos. Está atascado, catatónico, y los reflejos del presidente parecen presos de un bloqueo que desnuda toda su liviandad política.

Zapatero ha salido de envites peores y remontó incluso la ruptura de las negociaciones con ETA, pero ahora hay una crisis de fondo que destruye el optimismo social.

Y aún queda la sentencia del Estatuto de Cataluña. Adelanta Julio M. Lázaro en El País -El término "nación" se cae del Estatuto- que más de 40 artículos sufrirán tachas de inconstitucionalidad o serán reinterpretados.

En Cataluña, sobre todo en las altas esferas del PSC y de sus socios en el tripartito, cunde el nerviosismo por las consecuencias que una eventual sentencia adversa pueda tener sobre las elecciones autonómicas del otoño de 2010.

La votación prospectiva del pleno del Constitucional del pasado día 12 dejó patente que una mayoría de seis magistrados frente a cuatro sigue encallada en su oposición a los "símbolos nacionales", en tanto que el término "nación" ha quedado en la práctica descartado en el último borrador de la ponencia.

En un intento de compensar a los nacionalistas catalanes, el Estatuto mantendrá una parte sustancial de las nuevas competencias, pero por lo menos un tercio de los preceptos impugnados en el recurso de inconstitucionalidad del PP, serán tachados de inconstitucionales.

 



Recibe nuestras noticias en tu correo

Tomamos tu privacidad muy en serio
facebook

Noticias que le recomienda el Director
Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000
Aviso Legal | Política de Privacidad | Protección de Datos | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05