La empresa armadora del Alakrana habla sobre la situación

«No nos queda otro remedio que acudir a la seguridad privada»

El Gobierno reconoce la imposibilidad de controlar toda la zona

La Policía patrulla las calles y controla la seguridad pública y las empresas privadas vigilan dentro los establecimientos

Llevan ya algún tiempo negociando con los «asaltantes» pero las negociaciones no dan ningún resultado. La empresa armadora del Alakrana, Echebastar, está tratando de que sus marineros vuelvan a tierra «sanos y salvos». Aún no han conseguido nada. «La gente está bien pero hay que hacer un gran esfuerzo para sacarlos de ahí», comentan fuentes de la empresa.

Ya han pasado 6 días desde que los piratas somalíes secuestraron el pesquero vasco «Alakrana» con 16 españoles a bordo. No es un caso aislado. En lo que llevamos de año más de 120 barcos han sido atacados y 49 secuestrados. El Gobierno sabe que no está haciendo «lo suficiente para garantizar la seguridad total». De todos modos, señala Elena Valenciano, «la inseguridad en esa costa es consecuencia de la falta de control de lo que sucede en la tierra».

Mientras tanto, lo que la Unión Europea pretende con la «Operación Atalanta» es «disuadir, prevenir y reprimir» la piratería en las costas de Somalia, aunque no lo están consiguiendo. Así lo reconoce Elena Valenciano «es imposible tener totalmente controlada toda la zona y cada barco» y que lo más problabe es que se incorpore seguridad privada en los navíos.

A raíz de este caso, se ha hablado de que militares españoles vayan a bordo de los pesqueros pero el Gobierno español no ha dado el visto bueno «porque los informes que tenemos de las Fuerzas Armadas no lo aconsejan».

«La Policía patrulla las calles y controla la seguridad pública y las empresas privadas vigilan dentro los establecimientos».

Los armadores no están de acuerdo con esta medida, posiblemente porque el coste de la seguridad privada saldría de sus bolsillos. Pero «no nos queda otro remedio».

Para los buques que están en la zona, Echebastar recomienda «extremar las medidas de seguridad» y seguir a «raja tabla» las recomendaciones de Atalanta. Desde esta misma empresa se considera que el pago del rescate es «la única solución». Ellos, unilateralmente, están intentando negociar con los piratas pero hasta ahora no han conseguido nada.

Lo cierto es que este y otros casos de piratería en Somalia han puesto a la Unión Europea y a sus miembros en un brete. Miguel Ángel Moratinos ha propuesto una reunión especial sobre la piratería durante la próxima presidencia española de la Unión Europea. Ya en el 2010. Confiemos en la buena fe de los piratas y que no actuén hasta que la agenda de Unión Europea esté preparada para proteger a los barcos que faenan en el Océano Índico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído