El ministro despierta las críticas de los grupos anticastristas

Moratinos desprecia a los presos y disidentes de la dictadura castrista

Oppenheimer: «España está agachando la cabeza ante una dictadura»

Delegar en el director general es como tirar migajas para que no ladren los perros. Es hacer el juego a lo que quieren los Castros

El foso entre el Gobierno español y los grupos de disidentes anticastristas en Cuba se ahondó después de que Miguel Ángel Moratinos decidiera que ningún miembro de su delegación se reuniría con los opositores.

La decisión fue anunciada a los periodistas por el ministro de Asuntos Exteriores, después de permanecer reunido cerca de tres horas con el presidente cubano, Raúl Castro, y sólo unos momentos antes de abandonar La Habana con dirección a Madrid.

Lo cierto es que Moratinos, alegando que no ha venido a Cuba “para reunirse con sectores de la sociedad cubana en particular”, ha centrado sus contactos en las autoridades castristas, que no ven con agrado ningún gesto que pueda dar algo de oxígeno a los asfixiados discrepantes del régimen.

DECEPCIÓN ENTRE LOS DISIDENTES

Por parte de las asociaciones opositoras se lamentó que el representante español haya dado la espalda a los disidentes en esta visita a Cuba. Rechazan además que en lugar del ministro, sea su director general para Iberoamérica, Juan Carlos Sánchez, el que pueda convocar una reunión con la disidencia.

El presidente de la Asociación Española Cuba en Transición, Matías Jové:

  • «Delegar en el director general es como tirar migajas para que no ladren los perros. Es hacer el juego a lo que quieren los Castros (Raúl y Fidel)»

Además, Jové ha afirmado que la política de diálogo entablada por el Gobierno hacia Cuba desde 2007 se ha caracterizado por «la cesión al chantaje» del régimen castrista y por «dejar aislada a la oposición».

ANDRÉS OPPENHEIMER

El destacado analista argentino Andrés Oppenheimer ha calificado de «lamentable» que Moratinos, no se reúna con representantes de la disidencia interna cubana durante su actual visita a La Habana.

  • Lamentable porque España tiene que ser el modelo para América Latina, no sólo económico, si no de la defensa de la democracia y los derechos humanos. Me parece más irónico todavía que un Gobierno socialista sea el que no habla con la oposición pacífica, cuando los socialistas tenían que ser los primeros en saber lo que es vivir bajo una dictadura. Ojalá me equivoque y cuando España asuma la presidencia de la UE, Moratinos y el Gobierno español aprovechen todos estos puentes para empezar a tender lazos también con la oposición.
  • No creo que la solución sea aumentar las sanciones económicas ni aislarlo, pero es lamentable retroceder en la defensa de los derechos humanos y la democracia. En la diplomacia moderna, cuando los presidentes y cancilleres viajan a otros países, se encuentran con el gobierno, la oposición, la sociedad civil… ¿Por qué habría que hacer una excepción con Cuba? España está agachando la cabeza ante una dictadura, en lugar de hacer lo que tendría que hacer un país modelo.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído