El Gobierno dice que Mercosur es necesario para suministrar materias primas a la industria agroalimentaria

El subdirector general de Fomento Industrial e Innovación de la Dirección General de Industria y Mercados Alimentarios, Ernesto Ríos López, indicó hoy que la entrada de materias primas y ‘commodities’ precedentes de los países de Mercosur «son necesarios para que la industria agroalimentaria salga adelante».

Por contra, destacó que la Unión Europea es una de los primeros exportadores de productos alimentarios elaborados y que regiones como América del Sur presentan un crecimiento «de dos dígitos» en la demanda de estos productos.

Ríos realizó estas declaraciones durante la presentación del número 15 de ‘La Tierra-Cuadernos’, publicación de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), que en esta edición dedica un monográfico al cooperativismo agroalimentario.

«Recientemente he oído y leído declaraciones de directivos de empresas como Kelloggs y Cargill que apuntan crecimientos para estos mercados que van el mismo sentido. Son economías emergentes y con otro ciclo productivo y hay que aprovecharlo», remarcó Ríos, quien aseguró que el negocio se producirá para las dos partes.

En este sentido invitó a las cooperativas agroalimentarias a crecer y a participar en estos mercados exteriores, al tiempo que se felicitó por el desbloqueo de las negociaciones con este área geográfica, «aunque sólo sea una apertura y la letra pequeña se ponga en el contexto de la Organización Mundial de Comercio (OMC)».

AGRICULTORES SE OPONEN Y COOPERATIVAS EXIGEN.

Por su parte, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, reiteró su contrariedad a la firma de un acuerdo con los territorios sudaméricanos, «en una situación donde los agricultores no tienen herramientas de defensa debido a la liberalización de los mercados».

«Tenemos la sensación de que cuando se realizan liberalizaciones y concesiones se utiliza a los agricultores como moneda de cambio para otros sectores», denunció el representante agrario.

Asimismo, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, Fernando Marcén, recordó el alto nivel de exigencia a los que se someten los productos españoles, y en tal sentido reivindicó que la apertura a nuevos mercados «no generen miseria ni pobreza a sus productores».

«Apertura bien, pero con condiciones», exigió Marcén, para lo que recordó que si no se producen situaciones de explotación «que generen miseria» a los productores y los productos importados se someten a los mismos controles de calidad que los producidos en Europa, los productos entrantes «no serán más competitivos que los de aquí».

COMPETENCIA.

En otro orden de cosas, Ramos aseguró no entender como en España un representante agrícola «no puede ni hablar de precios por miedo a ser multado, mientras en Francia, Sarkozy se puede reunir con la distribución para hablar de sus márgenes».

En este sentido reclamó «voluntad política» para mejorar la situación en relación a temas de competencia y apuntó que «a lo mejor hay cambiar la norma» y no las prácticas.

La opinión de Marcén se movió en el mismo sentido y criticó «la visión a corto plazo» de la competencia en España. «Si por el hecho de impedir cualquier movimiento en el mercado ahora, en el día de mañana sólo quedan tres empresas ¿Cómo le irá al ciudadano?», se preguntó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído