Familiares recuperan de la fosa de La Pedraja (Burgos), la mayor del país, los restos de 70 fusilados durante la Guerra

La Agrupación de Familiares de las Personas Asesinadas en el Monte de La Pedraja, en el término burgalés de Villafranca Montes de Oca, recuperó los primeros restos de entre 65 y 70 personas asesinadas al comienzo de la Guerra Civil durante los trabajos de exhumación desarrollados en la fosa de La Pedraja, la mayor del país.

El hallazgo de los restos de estas 70 personas –según el recuento provisional– se produce después de años de investigación por parte de la Agrupación, que desde 1976 acude cada primero de noviembre a la zona para rendir homenaje a las víctimas.

Según el representante legal del colectivo y promotor de los trabajos, Miguel Angel Martínez Movilla, se tiene constancia de que en la fosa, con una dimensión de 2,30 metros de ancho por 26 de largo, están los cuerpos de 51 vecinos de Briviesca (Burgos) y alrededores y de otros 61 vecinos de Miranda de Ebro (Burgos) y La Rioja, a los que la Agrupación tiene listados con nombre y apellidos.

No obstante, Martínez indicó que «con seguridad» alberga entre 110 y 115 cuerpos. «Se dice que hay 300 ó 400 pero las cifras son inexactas y en absoluto corroboradas por nadie», apuntó el representante, quien explicó asimismo que los restos se encuentran «en muy mal estado» a consecuencia del paso del tiempo y la humedad.

De hecho, el monte de La Pedraja, junto al puerto del mismo nombre, ha sufrido dos incendios y se ha reforestado en los últimos años, lo que contribuye a que las tareas de identificación y clasificación posterior se hagan «complicadas».

UN EQUIPO DIRIGIDO POR ETXEBERRIA

En la exhumación de la fosa, cuyas tareas se espera concluir el lunes o el martes de la próxima semana, trabaja un equipo de 25 personas de la Sociedad de Ciencias Aranzadi dirigido por el forense Paco Etxeberria, un experto que ha participado en el levantamiento de muchas de las 400 fosas exhumadas en España y en otras cuantas de Chile y Argentina.

Son arqueólogos, antropólogos, odontólogos y otros especialistas que llevan trabajando desde hace dos semanas en la zona, cuando comenzaron las labores. Martínez Movilla señaló que algunos vecinos y curiosos se han trasladado hasta allí aportar su conocimiento sobre los hechos, aunque reconoció que la colaboración vecinal ha sido escasa.

En parte, según expresó, se debe a que quedan pocas personas que vivieran la contienda, aunque Martínez apuntó que aún hoy, 74 años después, resulta difícil recabar datos por el «silencio» que guardan los vecinos. «Muchos iban obligados a hacer las zanjas y les decían que si hablaban terminarían también a la fosa», relató.

PANTEON EN EL CEMENTERIO

Una vez recuperados los restos, aseguró el representante de la Agrupación, la idea del colectivo es que aquellos que no puedan ser identificados se depositen en un panteón en el cementerio más próximo, el de Villafranca Montes de Oca, donde podrán ser conservados durante años y se colocará una leyenda en recuerdo.

Para la exhumación, la Agrupación cuenta con una primera subvención del Ministerio de la Presidencia y en breve obtendrá una segunda, que ya le ha sido concedida provisionalmente.

En este sentido, Martínez aseguró que la puesta en marcha de los trabajos fue «muy larga y costosa» y que éstos se desarrollan gracias al esfuerzo casi en exclusiva de él y su familia. En la fosa están los restos de su abuelo paterno, Rafael Martínez, empresario de obra pública y presidente de la Agrupación Socialista de Briviesca, fusilado el 3 de octubre.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído