Unos presupuestos cruciales

MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Dentro del proceso de recuperación económica que finalmente, parece iniciado, a los presupuestos generales para 2011 les corresponde una tarea de la mayor importancia: deben facilitar la salida final de la recesión y favorecer el despegue económico, nada menos. Y además, hacerlo con la exigencia previa de reducir el déficit del 9 al 6 por 100, en el camino hacia el tres que debiera conseguirse el año siguiente. ¿Todo eso es posible? Hay indudables dificultades en conciliar el coste de las elevadísimas subvenciones a los parados con la conveniencia de atender los niveles de inversión pública para que los niveles de paro no se sigan incrementando… Y todo eso, dentro de la filosofía doble de máxima austeridad en los gastos y consideración «en lo posible» a las atenciones sociales. En concreto, y dentro de estos propósitos, el ajuste es difícil y complicadísimo: las pensiones absorberán un 4% más de gasto el año próximo, pese a las medidas de contención aplicadas para enderezar las cuentas públicas.

El Presupuesto de la Seguridad Social para 2011 fija un aumento del 3,99% respecto al de este año. Ese mayor desembolso que requerirán las prestaciones se produce pese a que la mayoría de ellas se congelará y las mínimas (alrededor de un 30%) se revalorizarán muy poco. Estas son algunas de las cifras que figuran en el anteproyecto de Presupuestos para el año próximo que aprobará este viernes el Consejo de Ministros. Los sindicatos creen insuficiente el alza del IRPF para las rentas altas.

La subida se justifica por la mejora continua de la pensión media -los jubilados de ahora han cotizado más que los de antes- y por el aumento de los beneficiarios. Es probable que ese 3,99% incluya una estimación del gasto derivado de consolidar en la nómina de 2011 la desviación de la inflación que se produzca este año. Más allá de las pensiones, los recursos destinados a las prestaciones por maternidad y paternidad caerán un 12% y la incapacidad temporal, casi un 9%. Y así como esa contención de las pensiones, los sindicatos rechazan otra de las novedades del anteproyecto de Presupuestos, la subida del IRPF. UGT y CC OO, que en la actual fase ejercen de oposición permanente al gobierno socialista, criticaron ese incremento, después de haber aprobado el recorte social más duro de la democracia, por considerarlo «insuficiente». El Ejecutivo estudia añadir un quinto tramo para las rentas de a partir de 120.000 o 130.000 euros con un tipo del 45% (dos puntos superior al 43% máximo actual), aunque aún hay varias opciones sobre la mesa. La subida entrará en vigor cuatro años después de la puesta en marcha de la rebaja fiscal del primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: el tipo máximo se redujo en 2007 del 45% al 43% a partir de 52.360 euros anuales (antes el umbral estaba en 46.818 euros) y el mínimo pasó al 24% (antes, el 15%), pero se introdujo un primer tramo a tipo cero que engloba lo que hasta entonces se conocía como mínimo personal y familiar. La rebaja se aplicó con las arcas públicas boyantes. «No está mal que el Gobierno empiece a hablar de un reparto más equitativo de las cargas fiscales en nuestro país, pero si es todo lo que van a hacer parece claramente insuficiente», dijo ayer Toxo. El secretario general de UGT, Cándido Méndez, manifestó que esa subida fiscal es «la expresión del quiero y no puedo» y un «gesto simbólico» con «escasa capacidad recaudatoria». En cuanto al responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, también criticó el incremento del IRPF que hoy prevé aprobar el Ejecutivo socialista, pero por «promover la economía sumergida». Uno de los pocos elementos que se conoce oficialmente es el presupuesto del Servicio Público de Empleo Estatal (antiguo Inem), que dispondrá en 2011 de 30.140 millones de euros para prestaciones por desempleo, cifra inferior en un 1,5% a la de 2010. El motivo es que los beneficiarios de la prestación contributiva (más alta) van agotando el cobro y pasan al subsidio, más bajo. Un total de 20.929 millones de euros se destinarán a las prestaciones contributivas y 7.781 millones, a subsidios. Los presupuestos para 2011 del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE), antiguo Inem, no ofrecen dudas sobre la continuidad de la grave situación laboral. El paro seguirá aumentando aunque se confía en que empiecen a crearse nuevos empleos…

Todo un complicadísimo encaje de bolillos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído