La AUME conmemora su 5º aniversario de lucha por los derechos de los militares con mucho «aún por ganar»

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) ha conmemorado esta semana su 5º aniversario, recordando los «avances conseguidos», pero también comprometiéndose a seguir luchando por lo que queda «aún por ganar» en la conquista de los derechos de los militares, que por primera vez han salido a la calle para reivindicar la necesidad de colocar a las Fuerzas Armadas en una situación de «plena ciudadanía».

«Esto ha sido una lucha por la superviviencia», resumió esta semana, en un acto celebrado en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), el presidente de AUME, Jorge Bravo. En concreto, lamentó las actitudes de incomprensión de algunos compañeros y algunas acciones de responsables políticos, aunque aseguró que si la asociación «ha tenido un ‘enemigo'» ha estado «en los cuarteles generales de las Fuerzas Armadas».

«Hemos sentido el zarpazo de la incomprensión, de la intolerancia y de la sin razón, hemos sentido el miedo a las libertades y a los derechos, hemos sentido el temor de quien puee perder prerrogativas y se revuelve contra lo nuevo, precisamente haciendo uso de las que aún mantiene», denunció Bravo.

La asociación ha celebrado su «quinto cumpleaños» con 4.000 asociados y, como principal «logro», haber conseguido que los militares defiendan sus derechos públicamente, aunque todavía «tímidamente y con mucho miedo», pero con «convicción».

La primera manifestación en las calles de Madrid tuvo lugar el 24 de noviembre de 2007, cuando alrededor de un centenar de personas protestaron frente al Ministerio de Defensa por la privación de libertad de Jorge Bravo, que fue arrestado por participar en una marcha anterior de guardias civiles en la Plaza Mayor de la capital.

Después de esta primera marcha vinieron otras tres, la última el pasado 16 de octubre con el objetivo de protestar por la Ley de la Carrera Militar, ya en vigor, y por el Proyecto de Ley de Derechos y Libertades de los Militares, que se encuentra en estos momentos en el Congreso de los Diputados.

RETRASO DE MAS DE 30 AÑOS

El presidente de AUME considera que el «problema» es que las Fuerzas Armadas tienen un «retraso» de más de 30 años en el reconocimiento de sus derechos fundamentales y se les sigue «tratando como parte de un ejército institucional», sin valorar que son ya «ciudadanos como los otros». «Si ha existido un miedo o temor por lo militar, ha sido precisamente por mantenernos en ese estatutos, por mantenernos con un código moral distinto al del resto de los españoles», afirma.

Según Bravo, el haber mantenido «una moral distinta» para los miembros de los ejércitos facilitó «el golpismo» de los siglos XIX y XX. Hoy, según el presidente de la AUME aún quedan «retazos de todo ello», algo que se ve «en lo que se dice en algunas pascuas militares o lo que últimamente se escribe en algunos medios».

Frente a esto, reivindican la necesidad de «acercar al ciudadano militar al resto de la sociedad civil», a la que «pertenece y sirve» y en la que «debe estasr perfectamente intregrado».

Por ello, AUME se compromete a seguir luchando porque a los militares se les reconozca lo que «en verdad» son y a abrirse ese «ámbito absoluto de ciudadanía» que les permita «la participación efectiva» en lo concerniente a las normativas que les afectan profesional, salarial y socialmente.

Durante el acto celebrado esta semana, AUME agradeció el apoyo que han tenido esta semana de otras organizaciones como la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), el Sindicato Unificado de la Policía (SUP), Comisiones Obreras y UGT.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído