Familiares del montañero desaparecido en Sierra Nevada, «desesperados» ante la falta de pistas sobre su paradero

Los familiares del montañero británico desaparecido tras la avalancha que se produjo el pasado domingo en Sierra Nevada se confiesan «desesperados» ante la falta de pistas sobre su paradero cuando se cumplen cuatro días de su búsqueda y han confiado en que las labores de rastreo continúen hasta hallar su cuerpo.

Así lo ha transmitido en declaraciones a Europa Press el portavoz de la familia y hermano pequeño del desaparecido, Manolo Hogbin, que junto a sus hermanos y su padre se está desplazando diariamente a la zona del Barranco de San Juan donde desapareció John para seguir de cerca las labores de búsqueda.

«La Guardia Civil y los demás expertos nos informan todos los días y sabemos que, incluso ya al día siguiente de la desaparición, es muy difícil encontrarlo con vida, sobre todo por la magnitud de la avalancha y las condiciones, porque no es nieve en polvo lo que ha caído sino hielo y ha podido perder la vida en el impacto», ha relatado Manolo Hogbin visiblemente emocionado.

Así, y aunque la familia no rechaza la posibilidad de que suceda «un milagro», afirman que ya se han hecho a la idea de que «lo que estamos buscando es un cuerpo». En este sentido, Hogbin ha relatado el «sufrimiento» que está viviendo su familia con este suceso inesperado: «Estos días atrás no podíamos ni articular palabra, ni siquiera hablar entre nosotros, ahora ya lo vamos aceptando».

De hecho, se ha mostrado consciente de que aún les «quedan momentos muy duros» por vivir, entre ellos volver a ver el cuerpo de John cuando sea localizado. Pese a todo, ha añadido, «lo que queremos es encontrarle, que es lo más desesperante» y ha aprovechado este contexto para transmitir el agradecimiento de la familia por «el trabajo sin descanso» que están realizando los agentes de la Guardia Civil y demás miembros del dispositivo de búsqueda.

Las tareas para encontrar al montañero se han reanudado este miércoles con la presencia de nueve efectivos de la Sección de Rescate e Intervención en Montaña (Sereim) de la Guardia Civil que siguen rastreando el terreno y removiendo nieve en una zona de unos 300 metros cuadrados, aunque la gran cantidad acumulada –más de ocho metros en algunos puntos– dificulta los trabajos.

Fue el pasado domingo, sobre las 13,30 horas, cuando varios particulares dieron aviso al 112 de que se había producido una avalancha en el Barranco de San Juan. El alud arrastró a tres montañeros, dos de los cuales consiguieron salir por su propio pie y se encuentran en buen estado de salud.

El tercero, John H.T., de 42 años, vecino de la localidad granadina de Zafarraya y mecánico de profesión, sigue en paradero desconocido y hasta ahora sólo se ha encontrado el piolet con el que hacía con sus dos amigos travesía, senderismo en la nieve.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído