La respuesta, según fuentes gubernamentales, fue la de siempre: "Ahora no estamos en eso"

Hasta la cadena árabe Al Yazira pregunta ya por la sucesión de Zapatero en el PSOE

Los qataríes se quedaron como los españoles: sin saber aún cuándo el presidente hará el anuncio

El debate trasciende fronteras y llega incluso a recorrer 5.308 kilómetros, que es la distancia que separa a España de Qatar. La cadena de televisión Al Yazira aprovechó ayer la estancia en el emirato de José Luis Rodríguez Zapatero para grabar una entrevista -será emitida en las próximas horas- y preguntarle por su propia sucesión.

Los qataríes se quedaron como los españoles: sin saber aún cuándo el presidente hará el anuncio. Zapatero se fue el emirato arrancando inversiones en nuestro país por valor de 3.000 millones de euros. Las cajas de ahorros recibirán 300 y tres grandes empresas españolas del sector de la energía y las telecomunicaciones, nada menos que 2.700 millones. Hoy visita los Emiratos Árabes, donde llegó anoche.

No hay manera. Por más que el PSOE y el propio José Luis Rodríguez Zapatero se nieguen a admitir, el presidente y su partido tienen un gigantesco problema que cruza fronteras, y se llama sucesión. Ayer, durante su estancia por unas horas en el emirato de Qatar, Zapatero grabó una entrevista con la cadena de televisión Al Yazira, en la que una de las preguntas -para sorpresa del mundo árabe- fue su sucesión al frente del PSOE.

A pesar del intento del entrevistador, da igual que a Zapatero se le pregunte lo mismo, una y otra vez, en español o en árabe. La respuesta, según fuentes gubernamentales, fue la de siempre: «Ahora no estamos en eso».

La entrevista se emitirá en las próximas horas y en ella, al parece, el presidente vuelve a vender la excelencias de España como paraíso para invertir por si algún jeque despistado quisiera meter todavía algún petrodólar más además de los que ya les arrancó ayer al propio Gobierno del emirato.

PEREZA Y PASOTISMO

Después de tanta pereza y tanto pasotismo, de no adoptar medidas a tiempo y con acierto, de pasar por alto el interés nacional e incluso sus propias convicciones políticas, José Luis Rodríguez Zapatero parece intentar convencernos de que viajando se aprende mucho, de su diligencia con estos viajes a ninguna parte, a satrapías exóticas que ni mucho menos son inmunes a la oleada de protestas en las ciudades árabes por la justicia, los derechos humanos y la democracia; causas a las que muy poco o nada puede contribuir un personaje que entre nosotros se ha hecho tan patético.

En tales parajes quizás obtenga algunos contratos ventajosos para los empresarios, pocos, que le acompañan, pero apenas resultados destinados a favorecer la transición política, el buen gobierno y la reconciliación nacional. No los ha favorecido ni siquiera en su propio país.

O sea, que menos viajes ociosos, menos frivolidad aventurera, menos turismo político, sorprendentes aficiones tardías en un personaje que nunca se distinguió ni por sus lecturas ni por su mundo, pero que con esa desfachatez de los últimos días puede meternos en innumerables embrollos y malentendidos sin cuento. Todo eso puede aplicarse cien por cien a la ministra Jiménez, con mucha capacidad igualmente para mostrarse en el lugar equivocado y en el momento equivocado.

Esta clase de impostura es enormemente contagiosa y la discípula es lógico que quiera emular a su maestro, en la inoportunidad y la torpeza, con esa fatalidad que no cesa y por la que unos y otros se encuentran irremediablemente atraídos hacia esas malas compañías y esos socios indeseables que chapotean en cualquier playa política, pero que tan simpáticos son.

Originalmente publicado en La Gaceta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído