El hundimiento socialista

“Zapatero ya no depende de sí mismo y debe convocar elecciones generales de inmediato”

Diez personalidades de la economía y la cultura reclaman que el Gobierno convoque a las urnas

El clamor que reclama el adelanto de las elecciones generales es imparable. La exigencia social, reflejada en cómo los ciudadanos aplastaron al PSOE en las urnas el 22-M, y las demandas del mundo empresarial y político son apabullantes.

Cada vez son más las voces que opinan que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, debería no agotar la legislatura, disolver las cortes y ponerle fecha a los comicios. España quiere decidir su futuro en las urnas.

Así lo confirman a La Gaceta más de una decena de personajes de reconocido prestigio e influencia en diferentes ámbitos de la vida pública. 10 escritores, catedráticos y académicos cuyas opiniones vapulean al todavía jefe del Ejecutivo.

El ex presidente de la Comunidad de Madrid y escritor Joaquín Leguina no tiene duda: «Una cosa es adelantar las elecciones un año o un año y medio y otra cosa es agotar el periodo legislativo. Zapatero no debe agotarlo porque es lo más normal ahora mismo y lo más conveniente para todos, incluido el PSOE».

Quizás el rostro más conocido en el mundo de la diplomacia española sea el de Inocencio Arias. Él tampoco alberga dudas sobre la necesidad de que los ciudadanos se pronuncien en las urnas antes de que acabe este año.

«Si dependiera sólo de Zapatero, seguro que no adelantaría las elecciones, porque en su ilusionismo siempre creerá que puede haber un milagro». «Pero la cosa ya no depende sólo de él y tendrá que convocarlas, primero porque la situación económica va a empujar hacia ello y segundo porque ya no puede decidir por sí mismo, ya que Rubalcaba tendrá que decir ahora qué es lo menos malo para su partido. Muchos socialistas se unirán a él en que las perspectivas electorales empeorarán conforme pase el tiempo».

Uno de los economistas más importantes en España durante los últimos 30 años es el catedrático, académico y escritor Juan Velarde, para quien Zapatero ya ha agotado su tiempo político. «Creo que en este momento la situación, ciñéndome sólo a la economía, es tan delicada que los mercados buscan un planteamiento nuevo porque de momento ven lo de siempre», explica. «Es fundamental que se convoquen ya elecciones. Le vendría muy bien a España, maravillosamente bien porque los mercados lo están pidiendo», apostilla.

Otro catedrático con solera y cuyos análisis han marcado época es Ramón Tamames. «Lo lógico sería adelantar las elecciones. De aquí a marzo quedan más de ocho meses y el deterioro de aquí a entonces puede ser brutal», asegura. Las medidas del Gobierno socialista le parecen el mejor argumento para que haya un cambio.

«Tenemos un Gobierno cuyas reformas son todas a medias, como hemos visto con el último decreto ley sobre los convenios colectivos. Todo eso se une a que el patio exterior tampoco está muy bien que digamos (Grecia, Portugal e Irlanda) y el efecto contagio nos va a afectar», asevera. Y sus pronósticos no son nada halagüenos.

«Si no hay un revulsivo, la situación puede ser patética. Los mercados quieren ver que están cambiando las políticas y que los asesores del Gobierno en economía no son unos señores llamados Toxo y Méndez. Tenemos un Gobierno muy incompetente y nadie se fía de Zapatero, que además está de interino. Y Rubalcaba tampoco es que sea un gran economista», ironiza.

Por terrenos similares se edifican las opiniones del prestigioso economista Juan Iranzo. «Zapatero debe convocar las elecciones generales cuanto antes porque la situación actual es mucho peor que hace a punto de ser intervenidos», narra. Y ofrece un dato demoledor. «Cada 100 puntos que sube la prima de riesgo, nos cuesta 12.000 millones, lo que supone el 1% de nuestro PIB».

El presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, opina que «la fecha perfecta para las elecciones es el 27 de noviembre, aunque debe haber un compromiso político de sacar adelante las reformas pendientes». Las reformas El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense y escritor Mikel Buesa es contundente en su diagnóstico. «Debe haber adelanto electoral fundamentalmente para que llegue un Gobierno que sea capaz de acometer las reformas económicas y políticas que hacen falta para salir de la crisis», arguye.

«Para mí, una parte importante de la actual crisis tiene que ver con la organización autonómica del Estado. Tenemos un conjunto de Administraciones Públicas que multiplican el gasto, por lo que hay que abordar ese problema y redefinir las competencias de las autonomías para que no haya duplicidades», expone. «Otra reforma pendiente es la del modelo sindical, puesto que lo que tenemos ahora está muy próximo a los sindicatos verticales, y debemos llegar a un modelo en que los sindicatos dependan de sus trabajadores afiliados», remacha.

No sólo en el mundo de los números apuestan por el final del zapaterismo agonizante. Quienes se manejan en la ciencia de la palabra, sea en una disciplina o en otra, también desean que el pueblo decida en las urnas quién debe manejar el timón de La Moncloa. El maestro de periodistas y académico de la RAE Luis María Anson argumenta que las elecciones deberían haberse adelantado «hace dos años».

Siga leyendo en La Gaceta.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído