Rajoy sube el IVA, recorta el paro y quita una paga a los funcionarios

Más impuestos a los ciudadanos, pero la casta política no se toca

"Yo soy el primero en estar haciendo lo que no me gusta. Dije que bajaría los impuestos y los estoy subiendo"

¿Y qué propone Rubalcaba? Mantener las subvenciones a los mineros. ¿Y Cayo Lara? Lo mismo y dos huevos duros

Nos suben el IVA, reducen el pago del desempleo a los parados, suprimen una paga a los funcionarios… pero se mantiene el Estado de las Autonomías. La oligarquía política nos dirige al precipicio.

Acaba de hablar Mariano Rajoy en el Congreso para explicar que va a hacer lo que Bruselas nos impone y él tenía que haber hecho hace seis meses para arreglar el desastre que nos ha dejado Zapatero (votado por 11 millones de moscas, no lo olvidemos).

Sus planes: subir el IVA, suprimir la paga de Navidad a los funcionarios, reducir la prestación por desempleo a los parados (para que busquen trabajo más deprisa, como dicen los de la CEOE, cuando el trabajo ha desaparecido) y eliminar un 30% de los concejales.

Hace un día, el Eurogrupo ha impuesto al Gobierno y a la banca una serie de condiciones para recibir el rescate-que-no-es-rescate que el primero no había querido aplicar, entre ellas la pérdida de soberanía. Vamos, hay que reconocer que estamos intervenidos por Bruselas y que tenemos que cumplir todas sus exigencias.

¿Todas? No, no todas. El Estado de las Autonomías no se toca. Ni las televisiones públicas regionales, ni los defensores del pueblo autonómicos, ni los consejos consultivos, ni los CAC, ni los observatorios, ni los gabinetes, ni los cargos de confianza, ni las subvenciones a los partidos, la CEOE y el sindicato único CCOO-UGT, ni los 17 parlamentos autonómicos, ni la ayuda a las ONG que trabaja en el extranjero, ni las prejubilaciones, ni los informes jurídicos encargados los bufetes de postín, ni las consultorías, ni las embajaditas

La austeridad, o sea, acabar con el derroche es imprescindible para salir del pozo. Sin los aeropuertos, ni los miles de millones entregados a las ONG, ni la corrupción, ni los enchufes en la Administración, no estaríamos tan mal. Pero esto supone destrozar todavía más a las clases media y baja y ahogar el consumo. Y a menor consumo, menos demanda, y menos producción, y menos recaudación.

¿Por qué los funcionarios que están en el Gobierno no ven esto? ¿O es que los pactos de la transición les impiden meter mano en el Estado de las Autonomías, ese gran éxito en el que sólo creen ellos y quienes viven de las autonomías?

¿Y qué propone Rubalcaba? Mantener las subvenciones a los mineros. ¿Y Cayo Lara? Lo mismo y dos huevos duros. ¿Y CiU? El pacto fiscal, o sea, el concierto económico vasco aplicado a Cataluña.

¿Y Amaiur? La autodeterminación de Euskal-Herría o lo que sea.

Ah, el AVE a Galicia, región que empieza a perder población por la caída de la demografía y tiene tres aeropuertos, se sigue construyendo. Y creo que el que va a Cantabria también. Así vamos camino de ser Grecia.

O quizás hacia una sublevación popular. Quién pensaba en enero de 1931 que en uno meses Alfonso XIII huiría como un conejo y su régimen se derrumbaría.

Comente este artículo en el blog Bokabulario

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído